A la hora de comer, la higiene es salud

Si antes de la pandemia el número de enfermedades de transmisión alimentaria era alto, ahora debemos sumar la propagación del virus. ¿Cómo debemos manipular los alimentos de forma correcta para prevenir más inconvenientes?



La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que más de 75 millones de personas por año sufren enfermedades de transmisión alimentaria (ETA) en América Latina. Y si la cifra es alarmante, la situación se pone peor aún cuando apuntamos el foco al hecho de que 31 millones de los afectados son niños menores de 5 años.


Pero, ¿a qué se debe esta contaminación? Básicamente, a que la manipulación y conservación de los alimentos es, en muchos casos, incorrecta. Desde guardarlos a temperaturas inadecuadas hasta realizar una mala cocción, todo puede generar un trastorno crónico.

Es por eso mismo que los expertos celebran con creces esta nueva costumbre adoptada por la población mundial desde que comenzó el aislamiento de prestar mayor atención a la manipulación y conservación de los alimentos. De hecho, consideran que este es uno de los hábitos que es fundamental que no desaparezca más.

Con esto en mente, ¿qué medidas podemos tomar para asegurarnos que los alimentos estén en condiciones óptimas? Repasamos algunos consejos brindados por los expertos en Nutrición de BASF.

En primer lugar, mantener siempre la limpieza. Antes de cocinar, es fundamental lavarse las manos con agua y jabón -especialmente después de ir al baño-, y asegurarnos de limpiar adecuadamente las superficies, tablas, cuchillos y otros utensilios. Lo mismo después de cada uso que le demos.

A la hora de comprar verduras y frutas, debemos mantenerlas siempre apartadas de los alimentos de origen animal, antes y durante la cocción. (Foto: Juan Thomes)


Luego, es importante aprender a mantener separados los alimentos de origen animal (como carnes, pescados y mariscos) de los de consumo crudo (como vegetales y frutas), desde el momento en que se compran hasta su conservación en casa y durante su preparación. También es fundamental emplear utensilios diferentes para manipular los alimentos crudos, y hacerlo también en superficies diferentes. Finalmente, guardar los alimentos en recipientes con tapas o bolsitas, buscando así evitar el contacto.

A la hora de la cocción y limpieza hay algunas claves que no podemos dejar de lado. Es muy importante lavar bien las frutas y verduras (hasta con algunas gotas de lavandina, en una pileta) y cocinar bien los alimentos antes de consumirlos, asegurándose siempre que alcancen una temperatura mayor a los 70ºC, especialmente las carnes rojas, la carne de ave, los huevos y el pescado. ¿Por qué todos estos requisitos? Porque el calor destruye la mayoría de los agentes infecciosos presentes en los alimentos. También se recomienda recalentar completamente la comida cocinada.

Además hay que prestar atención a la forma de conservar los alimentos, y respetar las fechas de caducidad. Es muy importante la adecuada conservación de los alimentos, especialmente los que requieren refrigeración.

Es fundamental comprender que los microorganismos se multiplican con mayor rapidez si los alimentos están a temperatura ambiente, razón por la cual es importante no dejar los alimentos cocinados sin guardar por más de dos horas. Además, siempre refrigerar los alimentos ya cocidos y los perecederos, y no descongelar los alimentos a temperatura ambiente. Mantener también la comida caliente arriba de los 60ºC y no guardar durante mucho tiempo la comida en la heladera.


Por último, pero no menos importante, debemos seleccionar siempre alimentos sanos y frescos. Para su inocuidad es importante elegir alimentos ya procesados, como la leche pasteurizada; y lavar principalmente las verduras y frutas que se consuman crudas.

En época de transmisión del Covid-19, todos estos tips son fundamentales para evitar propagar el virus en los alimentos.

Con todos estos consejos en mente, podremos comenzar a incorporar cada vez más naturalmente estos hábitos. Es cuestión de naturalizarlos, y así contribuir a que las enfermedades de transmisión alimentaria sean cada vez más infrecuentes.


Alimentación consciente y saludable



Existe una serie de consejos claves a la hora de realizar una observación sobre la alimentación en cuarentena:

1) Respetar las 4 comidas previene tener hambre entre comidas y facilita la metabolización de los alimentos.


2) Construir nuestro hogar como un “ambiente seguro”, que permita designar un lugar específico que será aquel en donde podremos sentarnos a comer en los horarios establecidos.

3) No tener libre disponibilidad de alimentos altos en azúcares y/o grasas. Estos son difíciles de controlar y es mejor reservarlos para ocasiones especiales.

4) La OMS (Organización Mundial de la Salud), recomienda realizar un plan de compra inteligente y consciente, que permita evitar el consumo excesivo de alimentos y una distribución desigual de los productos. Por lo tanto, debemos evaluar las necesidades y los productos con los que contamos en nuestras casas y planificar el consumo en base a eso.

*Dra. Juliana Mociulsky - (MN: 95300)


Comentarios


A la hora de comer, la higiene es salud