A la izquierda de todas las derechas



Panorama nacional

La Argentina junto a Colombia, Chile y Brasil lideró la posición del Grupo de Lima que decidió desconocer la legitimidad del nuevo mandato del Nicolás Maduro en Venezuela. En ese espacio se discutió la posibilidad de romper relaciones con Caracas y retirar las representaciones diplomáticas, una decisión que tomó unilateralmente Paraguay. La oposición pidió mantener a los embajadores para no acentuar el aislamiento de los grupos que se lanzarán a la calle a resistir al régimen. Se avecinan horas dramáticas para Venezuela y la región.

La Asamblea Nacional venezolana, en manos de la oposición y liderada por dirigentes jóvenes, de segundas líneas, prevé un escenario sin grises. Allí transmitieron al gobierno argentino que irán a todo o nada por la caída de Maduro. La oposición asegura que los mandos inferiores de las fuerzas armadas también están padeciendo la crisis y que eso las llevará a una revuelta contra el régimen.

El gobierno ve además un escenario de conflicto creciente en Bolivia, donde Evo Morales avanza por un cuarto mandato que la oposición considera inconstitucional. Advierten que esa dinámica también se trasladará a las calles. Entre otros de la relación bilateral, Venezuela y Bolivia serán temas del viaje de Macri a Brasil, el miércoles. Habrá un comunicado conjunto sobre Caracas, donde ambos gobiernos reconocen a la Asamblea opositora como única autoridad legítima. Jair Bolsonaro no es una figura que despierte especialmente rechazo en el gobierno. Suaviza la imagen del presidente, dicen. Macri hoy se siente a la izquierda de todos los gobiernos de derecha en la región. Es literal.

No va a haber desdoblamiento en Buenos Aires, sostiene una fuente calificada de la jefatura de Gabinete, una oficina que, se sabe, se opone a la iniciativa que evalúa con bastante más seriedad de lo que se supone María Eugenia Vidal. Allí se afirma que el gobierno no convalidará ningún intento de separar la elección en esa provincia del reto que enfrentará el presidente en octubre por la reelección. Todavía falta que lo diga Macri.

Trascendió que el presidente recibiría a Vidal esta semana. En la provincia dicen que no hay nada previsto. La agenda muestra que Macri cierra sus vacaciones en La Angostura con una gira por el sur. Desde allí viajará a Brasilia. No parece haber una ventana para Vidal, quien demora una definición hasta discutir el tema con el presidente. El proyecto de desdoblamiento será analizado entre otras iniciativas de reforma electoral por una comisión de la legislatura. La provincia concentra el 37% del padrón electoral y la gobernadora es la dirigente política de mejor imagen del país. Es allí donde se ganan las elecciones.

Para Gerardo Morales, otro que dice tener buena imagen en su provincia y está tentado por despegar de la elección del calendario nacional, lo que haga Jujuy, con el 1% del padrón, no tiene la menor relevancia para el desafío de Macri. Hay que ver si lo convenció al presidente, quien lo recibió en Cumelén junto al gobernador mendocino Cornejo y el jefe porteño Rodríguez Larreta. Macri les pidió que se alineen a la estrategia nacional. Nueve provincias separaron sus elecciones de las nacionales. Ninguna gobierna el oficialismo.

El presidente volvió a decir esta semana que cree que ganará la elección, pero que va a necesitar “ayuda y compromiso” para lograrlo. Fue ante un grupo de chacareros de Río Negro que lo visitó por iniciativa del diputado Sergio Wisky. Auguró otros dos meses duros, justificó las retenciones y les dijo que ningún modelo va a ser exitoso para las economías regionales si no se equilibra la macroeconomía.

Poco para entusiasmar. En el gobierno sostienen que la imagen del presidente está mejorando de a dos puntos por mes en las encuestas. A Macri parece alcanzarle con eso. El presidente se ve como un sobreviviente después de haber atravesado las corridas de mayo y agosto que, reconocen hoy, estuvieron a punto de llevarse al gobierno al demonio. “Vimos una luz, pero del otro lado…”, dice un ministro. No puede haber dolencia grave para quien una vez se creyó muerto. Acaso esto explique la dureza que ha adquirido el ajuste.

Macri auguró otros dos meses duros, justificó las retenciones y les dijo que ningún modelo va a ser exitoso para las economías regionales si no se equilibra la macroeconomía.

La Asamblea Nacional venezolana, con nuevos líderes, anticipa un escenario sin grises: transmitió al gobierno argentino que irán a todo o nada por la caída de Maduro.

Panorama nacional

Datos

Macri auguró otros dos meses duros, justificó las retenciones y les dijo que ningún modelo va a ser exitoso para las economías regionales si no se equilibra la macroeconomía.
La Asamblea Nacional venezolana, con nuevos líderes, anticipa un escenario sin grises: transmitió al gobierno argentino que irán a todo o nada por la caída de Maduro.

Comentarios


A la izquierda de todas las derechas