A pequeña escala con maquina local

En una experiencia de trabajo colaborativo entre productores, la Asociación Manos Unidas y el INTA, se logró reciente adquisición de una cortapicadora de forraje para dar inicio a la confección de ensilados a pequeños emprendimientos ganaderos.



Por Ing. Agr. Mauro Marinzalta (Inta – AER General Conesa)

El silaje de maíz de planta entera, es una de las reservas forrajeras de menor costo, y un complemento ideal de la pastura en cualquier esquema de producción de carne, debido a que logra un altísimo volumen de producción de materia seca por hectárea en un solo corte, y en aproximadamente 5 meses.
Dicha técnica de reserva de forraje es utilizada en nuestro país desde hace varias décadas. En la región de valles norpatagónicos, llegó tímidamente hace algunos años y de a poco va ganando adeptos.
No se ha adoptado en forma masiva debido a la incertidumbre que genera en los productores la falta de maquinarias especializadas y/o contratistas disponibles en la región. Llegan pocos desde la pampa húmeda y tienen capacidad para realizar una limitada cantidad de hectáreas diarias. Además el estado fenológico óptimo para realizar el silaje, dura unos pocos días. Pasado esto muchas veces no es conveniente practicarlo porque la calidad disminuye enormemente.
También el factor económico influye fuertemente, ya que el costo de contratistas es elevado. Obteniendo un rendimiento de 50 toneladas de materia verde por hectárea, el valor de confección es de $24.000 según la Camara Argentina de Contratistas Forrajeros (CACF), debiendo sumar el costo de la bolsa que ronda en $5.000.
Todo esto hace muy dificultoso que pequeños productores puedan adoptar la técnica.
Es por esto que tras años de difundir e informar a los productores de las bondades del silaje, sin poder demostrarlo en la práctica, técnicos de INTA de la Agencia de Extensión Rural (AER)de General Conesa, lograron gestionar en el 2018 a la Estación Experimental INTA Valle Inferior, el préstamo de maquinarias para su confección. Con la intención de demostrar de que con pequeñas maquinarias y de relativamente bajo valor económico, y de manera colaborativa entre productores, la práctica es posible.

“Nunca habíamos tenido las vacas en tan buen estado. Esto fue gracias a que pudimos tener las maquinas, sino imposible”

Paul Storani – Productor (Gral. Conesa)


INTA aportó una cortapicadora de 2 surcos, un carro forrajero y una embolsadora de 5 pies, mientras que la Asociación Civil Manos Unidas y productores particulares, aportaron los tractores. Así, entre técnicos de la AER Conesa y productores vecinos, se realizaron las experiencias de silaje en pequeñas superficies, modificando y adaptando el sistema según los recursos existentes en cada chacra.
Cesar Segura propietario de 10 has comenta: “Yo tuve una buena experiencia, me anduvo bien. Muy buena comida para las vacas para pasar el invierno, me alcanzó y me resultó fácil darles a las vacas. Este año lo vuelvo a hacer”. Cesar alcanzó en Abril del 2018 un total de 20,7 toneladas de MS, en una parcela sembrada de 1,15 ha. Le permitió alimentar 50 vacas con cría durante todo el invierno utilizando dicho silaje y rollos de alfalfa.
En 2018 se realizó silaje de maíz en dos explotaciones de productores miembros de la asociación, donde se invitó públicamente a productores, técnicos, estudiantes y público en general a presenciar de la experiencia de confección. Luego con el silaje logrado, y ya en momentos de suministro a los animales, se realizó una jornada informativa para mostrar los resultados productivos y económicos que fueron muy alentadores.
Paul Storani propietario de 25 has indica: “Mi experiencia con el picado fue muy positiva. El silo nos permitió cubrir la falta de pasto en invierno. Nunca habíamos llegado a la primavera con las vacas en tan buen estado. Esto fue gracias a que pudimos tener las maquinas disponibles acá en Conesa, sino imposible”.
El gran interés de los productores de pequeña escala, motivó a la asociación a gestionar financiamiento para la adquisición de dichas máquinas. Logrando así obtener para la campaña 2019 una cortapicadora de dos surcos aportada por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Provincia. Si bien no se pudo completar con el parque de maquinarias necesarias para realizar el ensilado completo, y debido a la demanda generada por los productores y el aumento de superficie sembrada de maíz para ensilar, el INTA Valle Inferior por segunda vez realizó el préstamo de la embolsadora y el carro forrajero.
Nuevamente de forma colaborativa entre productores, la asociación civil Manos Unidas y con el acompañamiento de técnicos de la AER Conesa, se inició una nueva temporada de silaje el día 8 de marzo de 2019 con muy buenos resultados. Y con muchas hectáreas acordadas de terceros productores y miembros de la asociación para trabajar.

En números

18 tn.
La cantidad de MS por hectárea que se obtiene con el ensilaje, aportando 1800 raciones equivalente vacas.

Comentarios


A pequeña escala con maquina local