A veinte años de la final olímpica en Sidney, Javier Correa asegura: "lo importante es el proceso"

Javier Correa, uno de los mayores exponentes del deporte olímpico rionegrino, recordó junto a Río Negro su paso por los Juegos y la élite del canotaje internacional.





Javier fue el primer argentino en una final olímpica de canotaje de velocidad en los K-1 1.000 metros.

Javier fue el primer argentino en una final olímpica de canotaje de velocidad en los K-1 1.000 metros.

Desde el 22 de julio se deberían estar realizando los Juegos de Tokio 2020 pero la pandemia de coronavirus obligó a postergarlos para 2021. Con la intención de suplir la falta de acción, Río Negro dialogó con Javier Correa, quien veinte años atrás, en Sidney 2000, se metió en la historia grande del canotaje argentino.

El rionegrino se convirtió en el primer palista albiceleste en clasificar a una final por medalla, en K-1 1.000 metros. Compitió contra los mejores del mundo y finalizó en la quinta posición, lo que le valió la obtención de un diploma olímpico.

A pesar de estar alejado de los botes desde hace tiempo, actualmente es docente en un secundario y se prestó a recordar aquellos momentos en los que estuvo en la élite del deporte internacional.

P- Estuviste en tres Juegos Olímpicos, ¿qué recuerdos tenés?
R- Cada uno fue muy particular. En Atlanta yo estaba dando mis primeros pasos. Fue una experiencia muy enriquecedora, me encontré con ese mundo de deportistas de alto rendimiento del cual aprendí mucho. Sidney fue distinto, yo venía de hacer podio en el Mundial de 1998 (tercero en Hungría) y fui convencido en busca de un resultado. Eso cambia el enfoque de como se vive cada Juego, incluso en los detalles de como uno se maneja en la Villa Olímpica.

P- ¿En Sidney tomaste dimensión de lo que habías logrado?
R- En ese momento ni lo pensé porque estaba desarrollando mi carrera, tomando decisiones y viviendo el proceso. Estaba en el baile y vivía paso a paso. En cuanto a lo deportivo llega un punto que todos los que llegan a esa instancia están, más o menos, con un nivel de trabajo similar. Esas carreras tienen mucho que ver con la estrategia de competencia, la adrenalina y la presión. Ahí el roce internacional previo es clave y en esa época no teníamos la posibilidad de competir tantas veces para ganar experiencia.

“A los Juegos llegan unos pocos, por eso es clave como uno vive los procesos de trabajo para alcanzar los objetivos, lo importante está ahí”.

Aseguró Javier Correa, doble medallista de oro en Santo Domingo 2003.

P- ¿Qué significa ser deportista olímpico?
R- Creo que es la máxima aspiración en una carrera deportiva. En mi caso se dio luego de mucho esfuerzo y decisiones que tuve que tomar lo largo de la carrera. Hay miles que practican deportes y llegan unos pocos, por eso me parece que es más importante como uno vive los procesos de trabajo y de búsqueda para llegar, lo importante está ahí. Yo disfruté mucho de mi vida en el canotaje.

P- ¿Hubo algún momento donde estuviste cerca de bajar los brazos?
R- Claro. Cuando fui a la selección me tuve que ir a vivir a Buenos Aires y en ese momento no había un esquema organizado para los deportistas del interior. Viví en algunos clubes donde conseguía que me presten alguna habitación o colchón. Las partidas presupuestarias siempre llegaban tarde, tenía que bancarme yo económicamente los tres meses de entrenamiento en Europa. Siempre aposté a que iba a venir un tiempo mejor. Después llegaron los buenos resultados.

P- En Lima 2019, Lascano y Vernice ganaron dos doradas cada uno, igual que vos en Santo Domingo 2003 ¿Sentís que sos un referente?
R- No lo sé, lo importante es que los chicos se animen. Yo siempre digo que es cierto que los países que son potencia tienen otras estructuras y desarrollo pero creo que hay un factor humano que tiene que ver con el deseo de anteponerse a ese tipo de situaciones, de querer ganar y eso lo veo en ellos que van a competir.

P- ¿Cómo ves el presente de la disciplina en el país?
R- Lo veo bien, hay muchos palistas involucrados y hay muchos que ven posible la idea de estar peleando los primeros lugares en el ámbito mundial. En 2015 acompañé al equipo y vi deportistas de élite como cualquier otro país. Tienen objetivos y son exigentes. La incorporación del Enard significó un acompañamiento importante y ayudó a mejorar. Creo que hay que prestar más atención a las categorías juveniles.

Datos a saber

4
Las veces que se subió al podio en Mundiales. En Polonia 2001 y Sevilla 2002, fue subcampeón en K-1 1.000 metros.
8
Las veces que ganó el premio Olimpia de Plata al deporte argentino.

Comentarios


A veinte años de la final olímpica en Sidney, Javier Correa asegura: "lo importante es el proceso"