Además de petróleo, en Neuquén se exporta talento

El joven pianista neuquino Guillermo Muñoz Du Plessis se encuentra radicado en Canadá, donde sigue perfeccionándose en el arte que lo conquistó a los seis años.



El arte de transformar los sonidos y embellecer el alma es innato en Guillermo Muñoz Du Plessis. Foto Florencia Salto

El arte de transformar los sonidos y embellecer el alma es innato en Guillermo Muñoz Du Plessis. Foto Florencia Salto

Neuquén es conocida por sus pozos petroleros, pero poco se sabe de sus cualidades culturales. Guillermo Muñoz Du Plessis es un pianista neuquino de 21 años que emigró hacía otros países para perfeccionarse como intérprete de música clásica.

Vivió en España y actualmente estudia en la Universidad de Montreal. “Creo que en Argentina no se le está dando la importancia cultural que debería”, señaló el músico sobre su arte.

Muñoz Du Plesiss descubrió su afinidad con el piano cuando tenía tan solo 6 años, influenciado por su tío paterno que también es pianista y profesor en la Escuela Superior de Música de Neuquén. “Me incentivaron a probar y a ver si se me daba bien y acá estoy”, relató Guillermo.

Fue así que su infancia transcurrió entre el piano y las actividades de cualquier “chico normal”, hasta que a los 15 años se fue a estudiar a España.

“Mi profesor, con el que estuve trabajando acá en Neuquén, me contó que estaban organizando un curso de piano en una provincia cercana a Madrid con una muy buena profesora que él conocía y nos propuso la idea de ir a probar”, comentó el pianista.

“Fui, toqué, la profesora me escuchó y me recomendó quedarme ahí con otro profesor, así que fue lo que hice”, añadió el joven que hace seis años se encuentra capacitándose fuera de Argentina.

Emigrar del país en plena adolescencia le resultó toda una aventura y como tal con sus altibajos.

“Las primeras semanas extrañé muy mal, hasta que me acostumbré”, contó al tiempo que destacó que Madrid es una ciudad hermosa, con mucha relación con Argentina en general.

“No sé por qué, pero allá los argentinos siempre somos bien recibidos, siempre me sentí muy cómodo”, indicó afirmando que es una ciudad a la que espera volver y, porque no, instalarse en el futuro.

Cuando terminó el curso de música en España, Guillermo volvió a la Argentina pero no para quedarse. “Con mi profesor nos pusimos a buscar posibilidades afuera de Madrid y ahí dimos con la Universidad de Montreal”, comentó sobre la institución en la que estudia desde el año pasado.

Pese a haberse ido a vivir solo a otro continente siendo apenas un adolescente, Guillermo confió que fue mucho más difícil adaptarse al ritmo de los norteamericanos.

“Vivir en Canadá es muy distinto a lo que estoy acostumbrado. No tiene nada que ver con lo que es España y Argentina. Es una cosa totalmente distinta, tanto en la gente como en la energía de la ciudad en sí”, subrayó. Aunque destacó que “siempre hay un lado bueno como lo es la tranquilidad, la comodidad y el vivir en paz”.

Guillermo espera terminar sus estudios universitarios en Montreal en cuatro años, pero no cree que volver al país sea una opción, por lo menos a corto plazo.

No descarto la docencia, aunque por ahora prefiero solo tocar”

Guillermo Muñoz Du Plessis es un pianista neuquino.

“Creo que en Argentina no se le está dando la importancia cultural que debería a la música culta”, sentenció.

Aunque reconoció que vivir como intérprete dentro del territorio nacional es difícil, aseguró que no descarta la docencia como profesión. “Lo he evaluado, aunque por ahora quiero tocar”, indicó.

De todas formas, el pianista aseguró que pese a que él siempre se inclina por la música clásica, “no es bueno cerrase cuando hay tantas posibilidades”.

“Me gustaría formar una banda en algún momento y si no es con un grupo tampoco descartaría tocar solo. Me gusta mucho el rock, el jazz, el blues y el tango”, confesó al mismo tiempo que manifestó tener planes a futuro que lo acercarían a la música electrónica: “quiero tener cuanto antes mi estudio de grabación y producir música”.


¿Quién es?

Guillermo Muñoz Du Plessis tiene 21 años y toca el piano desde los 6. A los 15 años se fue a vivir a Madrid (España) para hacer un minucioso curso de música. Por ello, terminó el secundario rindiendo las materias de cuarto y quinto año libres.

A los 20 se radicó en Canadá para estudiar interpretación musical en la Universidad de Montreal. Pese a que le costó más trabajo integrarse en la civilización norteamericana, la tranquilidad y la amabilidad de los canadienses lo terminaron de seducir.

Se trata de un joven pianista que enfoca su trabajo en la música clásica y tiene una gran fascinación por los compositores rusos del siglo XX. “Lo que tienen los rusos es su folclore de grandeza. Tienen una energía y una alegría, aunque también son muy sentimentales; son muy complejos”, explicó agregando que “son los que mejor se adaptan a mis gustos”.

En sus conciertos, Guillermo suele elaborar repertorios bastantes variados para tratar de abarcar lo mayor cantidad de periodos y géneros posibles: “paso por el clásico, el romanticismo, el posromanticismo, la música contemporánea y el impresionismo, de todo un poco”.


Comentarios


Además de petróleo, en Neuquén se exporta talento