Neuquén: Dónde voto para las elecciones de concejales

Adolescente sobrevivió al ataque de un tiburón pese a perder el 70% de su sangre

Tuvo heridas muy profundas en sus piernas por la mordida del escualo, en una isla de Florida. Lo salvó el capitán del barco.




Un adolescente de 15 años sobrevivió al ataque de un tiburón. El joven, se encontraba con su familia de vacaciones en unas islas de Florida (Estados Unidos), cuando sitió que algo lo sostenía con fuerza de ambas piernas mientras nadaba.

Ante el hecho, la familia del adolescente identificado como Lucas Cruz, lo subió al barco en el cual navegaban. “Me desangré en el barco (…) Se me pasó por la cabeza que iba a perder la pierna. Por suerte no ocurrió”, dijo en una conversación con la revista norteamericana People.

Según explicaron los médicos que lo atendieron, Lucas perdió cerca un 70% de su sangre, equivalente a tres litros aproximadamente, y sus piernas debieron ser reconstruidas en cuatro cirugías.

Tenía cortes hasta el hueso, que en realidad eran marcas de dientes en el hueso de las piernas de Lucas”, señaló Haaris Mir, cirujano que atendió al adolescente.

Sobre el incidente, Lucas recuerda que estaba pescando y buscando langostas, por lo que decidió nadar mar adentro en busca de su objetivo. Cuando decidió regresar al bote con su familia, fue el momento en el cual sintió que algo lo tenía sostenido por los pies, pensando en un principio que se trataba de algún bote.

“Pensé que era el barco, pero no fue porque cuando miré por encima del agua no había ningún bote cerca de mí. Entonces me di cuenta de que era un tiburón“, dice el adolescente, quien aún se recupera del impacto en sus extremidades inferiores.

Al no saber qué hacer, su familia pedió asistencia al capitán del barco en el cual navegaban, quien hizo unos torniquetes en las piernas del joven para así detener el sangrado. “Creo que esa acción fue lo que realmente le salvó la vida”, manifestó Mir.


Comentarios


Adolescente sobrevivió al ataque de un tiburón pese a perder el 70% de su sangre