Advierten que hay que cuidar el superávit comercial

El Gobierno sólo tiene las reservas del BCRA para financiar el pago de la deuda, señaló una consultora privada. El informe señaló que los exportadores presentarán “limitaciones para expandir sus ventas”.

#

ANTE INFLACIÓN Y CRISIS EUROPEA

Ante la falta de superávit primario y la imposibilidad de colocar deuda, el Gobierno sólo dispone de las reservas del BCRA para financiar el pago de la deuda, lo que aumenta la relevancia del saldo comercial como único proveedor de dólares a la economía en general y al BCRA en particular, advirtió hoy la consultora Econométrica.

De acuerdo a sus estimaciones, la balanza comercial registrará este año un superávit en torno a los 14.100 millones de dólares, equivalente al 4 por ciento del PBI, lo que implicaría una reducción de 2.900 millones comparado con el saldo positivo de 17 mil millones del récord registrado en 2009. En la misma línea, la consultora Finsoport calculó que el superávit comercial se ubicaría en torno a 13 mil millones de dólares, achicando así su pronóstico incial de 16 mil millones.

Al respecto, destacó que la existencia de un superávit comercial sistemático se convirtió en uno de los “pilares” de la dinámica macroeconómica de los últimos años, dado que permitió reducir el endeudamiento respecto de los agentes extranjeros, financiar las inversiones con ahorro doméstico y contrarrestar los episodios de “fugas de capitales”.

Así, advirtió que “uno de los desafíos macroeconómicos que deberá enfrentar nuestro país durante el próximo año radica en la preservación del saldo comercial”.

En este sentido, sostuvo que los sectores exportadores presentarán “limitaciones para expandir sus ventas, tanto por restricciones productivas como por el escenario internacional adverso”. “Por otra parte, de mantenerse el crecimiento de la demanda interna, las importaciones continuarán expandiéndose a tasas elevadas, debido a los problemas de competitividad y/o al déficit de inversiones que presentan diversas ramas que podrían sustituir a los bienes foráneos, así como por el agotamiento de los recursos energéticos locales”, evaluó.

En la misma sintonía, Econométrica, en su informe titulado “La Crisis del Euro y su impacto en la Argentina”, explicó que el shock europeo no impactó significativamente por el lado comercial “porque hasta ahora no disminuyó la demanda de alimentos ni afectó el precio de la soja, como tampoco modificó la cotización del real brasileño”. Econométrica señaló que la apreciación del tipo del cambio real que se está registrando “tiende a acelerarse ante el repunte inflacionario local y la devaluación del euro en los mercados internacionales”. “Esta apreciación del tipo de cambio real augura un potencial impacto sobre el saldo comercial, debilitando el principal canal de divisas que evita que la economía caiga en el recurrente ciclo de ‘stop and go’, como también provee recursos para el pago de la deuda externa”, alertó.

La consultora analizó que “el problema no es utilizar al tipo de cambio como parte de una estrategia antiinflacionaria. El problema surge cuando todo el esfuerzo para estabilizar la economía se centra sólo sobre el tipo de cambio, que de lograr su cometido, sólo será al costo de volver al atraso cambiario que termine agotando el superávit externo”.

Así, previno que ante cualquier indicio de reducción del superávit externo “se incrementará la salida de capitales que a la larga forzará la devaluación del peso para no afectar las reservas y/o el nivel de actividad”.

A su criterio, para que la apreciación no dispare una combinación de menor saldo externo y mayor salida de capitales, el Gobierno “tiene que demostrar voluntad en frenar la inflación dentro de un programa macroeconómico, en el cual la política fiscal tiene un rol central”.

“Si el Gobierno centra todo el esfuerzo en el tipo de cambio para contener la inflación, sin política fiscal, monetaria y de ingresos que se enmarquen dentro de un plan ntiinflacionario, no sólo es posible que fracase, sino que de insistir por este camino dejará la economía en un estado de mayor vulnerabilidad al actual, al pasar de un problema inflacionario para volver al problema de atraso cambiario”, concluyó.

DyN


Comentarios


Advierten que hay que cuidar el superávit comercial