Ahora activistas de Greenpeace acusados de tenencia de drogas

“Este anuncio está armado para desviar la atención de la creciente indignación mundial sobre el encarcelamiento de los detenidos”, denunció Greenpeace a través de un comunicado.



#

RUSIA

Los 30 activistas de Greenpeace, entre ellos los argentinos Camila Speziale y Hernán López Orsi, se encuentran en prisión preventiva acusados de piratería después de una protesta contra las perforaciones petroleras en el Ártico, por lo que les podría caber una pena de 15 años, situación que se definiría el 24 de noviembre.

Hoy, el comité investigativo informó que encontraron a bordo del Artic Sunrise sustancias estupefacientes, presumiblemente morfina y semillas de opio, y equipamiento con tecnologías “duales”, o sea civiles y militares, informó la agencia de noticias Ansa.

Un representante ruso de la asociación ambientalista, Mijail Kreindil, destacó que en ese barco -sin tripulación hace más de dos semanas- “se hubiera podido encontrar también una bomba atómica”.

Con la nueva acusación de hoy, los ambientalistas podrían tener que enfrentar un nuevo proceso judicial, informó Vladimir Markin, de la oficina de investigación en Moscú, citado por la agencia de noticias DPA.

“El barco fue registrado por primera vez por oficiales rusos hace semanas, recorrieron todos los rincones; por lo tanto, asumimos que este anuncio está armado para desviar la atención de la creciente indignación mundial sobre el encarcelamiento de los detenidos”, denunció Greenpeace a través de un comunicado.

De acuerdo con el texto dado a conocer después de la nueva acusación, “Greenpeace posee una estricta política en contra de las drogas llamadas ´de uso recreativo´ en sus barcos y cualquier reclamo de que se encontró algo que no sean suministros médicos debe considerarse con sospecha”.

Según la ONG, “antes de salir de Noruega por el Ártico ruso, el barco fue registrado por un perro rastreador de las autoridades noruegas, como es habitual (...) y no se encontró nada ilegal”.

Además, añade el texto, “el Arctic Sunrise es territorio soberano holandés, fue capturado en aguas internacionales, y por lo tanto está sujeto a la legislación vigente en Holanda. Es ilegal navegar en un barco de bandera holandesa sin los suministros médicos adecuados que considera la ley de dicha nación”.

En ese sentido, “el barco llevaba a bordo un médico calificado con más de diez años de experiencia en los hospitales rusos. Ciertos suministros médicos se mantienen en una caja fuerte a la que sólo el capitán y el médico tienen acceso”.

“Sabemos que la caja fuerte fue allanada por las autoridades rusas. Podemos suponer que estos son los suministros médicos a los que los servicios de seguridad rusos hacen referencia”, se defendió la organización.

Esta mañana, el director ejecutivo de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, pidió al presidente ruso Vladimir Putin realizar una reunión en Moscú y se ofreció como garantía, en un esfuerzo para “poner fin al encarcelamiento de 28 activistas pacíficos y dos periodistas independientes”.

En una carta entregada a la embajada rusa en La Haya, Naidoo ofreció mudarse a Rusia para actuar como garante de la buena conducta de los activistas, si son liberados bajo fianza.

En el texto el dirigente de Greenpeace recuerda que “la ley, como ambos sabemos, no aplica el delito de piratería a las acciones de protesta pacífica. Por lo tanto, le pido que utilice todas las herramientas a su disposición como presidente de la Federación de Rusia para solicitar que las cargos de piratería sean desestimados, y que cualquier cargo que se les impute sea consistente con el derecho internacional y ruso”.

“También le pido respetuosamente que los dos periodistas independientes, que no son miembros de Greenpeace, sean liberados en forma inmediata”, agregó.


Comentarios


Ahora activistas de Greenpeace acusados de tenencia de drogas