"Ahora... Rácing tiene tranquilidad"

Humberto "Bocha" Maschio apadrinó una filial del equipo de Avellaneda en San Martín de los Andes, en el marco de una visita para "probar" pibes de la región con esperanza de inferiores. Uno de los arquetipos del "equipo de José" defendió el gerenciamiento como una opción posible frente al desmadre de los clubes. Dijo que "Blanquiceleste" le dio a Rácing la tranquilidad y respaldo que el equipo necesitaba. "Ahora, los jugadores sólo tienen que ocuparse de entrenar y jugar" graficó. Prefiere el fútbol de los tacos y gambetas al fútbol del "huevo... huevo". Algo de encanto se ha perdido entre su ayer y el hoy, confiesa. Ni Maradona ni Pelé: Maradona, Pelé y Di Stefano. Ah... y a Rácing le tiene fe.



SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Corría 1954. Un joven inteligente para el juego, rápido y goleador, pasaba de Quilmes al Rácing Club en la suma de 200.000 pesos de entonces; una cifra que en la conversión a la actualidad tendría tantos ceros que sería necesario expresarla como "X" a la "n".

Aquel fútbol vistoso, bien jugado, pleno de tacos y gambetas, honesto y arrabaleramente camorrero cuando los muchachos se iban a las manos, fue donde un tipo como Humberto Dionisio Maschio se hizo grande hasta alcanzar la talla de los ídolos.

Vendrían luego el Panamericano de México y los "carasucias" que enhebraban deleites de memoria, la gloria fundacional del "equipo de José", la experiencia europea que lo consagró en épocas donde el éxito al otro lado del inmenso charco era asunto de unos pocos.

A casi medio siglo de los comienzos, esa misma chapa de héroe pudoroso quedó asentada en un libro de actas en San Martín de los Andes, que desde el jueves tiene una filial racinguista denominada Humberto "Bocha" Maschio.

Y ese padrino entrañable presidió la mesa de asado y vino tinto, firmó autógrafos sobre servilletas, pelotas y camisetas; posó decenas de veces en fotos de ocasión, regaló reflexiones futboleras y cenó frugal... porque ya son 68 años. La que sigue es una síntesis de la charla con "Río Negro", azarosa en interrupciones por garabatos e instantáneas de salón.

¿Qué le dio Blanquiceleste SA a Rácing, que vislumbra un campeonato después de 36 años?

"Muchas cosas... pero primero el equilibrio; el equilibrio en las actitudes. El campeonato pasado, no obstante la gran tarea que se hizo, igual se lo discutía a Merlo. No tenía consenso. Pero Marín lo apoyó, le dio su respaldo, su confianza para que elija a los jugadores para esta campaña...

¿Con eso alcanza?

Eso y la tranquilidad para los jugadores. Hoy los jugadores sólo tienen que concentrarse e ir a jugar. La confianza que se ganó en los hinchas. En los últimos tiempos se hicieron 8.000 socios; la gente va a la cancha con mucha fe, como en una fiesta que ojalá se dé. Y la chance sigue intacta más allá del traspié con Boca.

¿El gerenciamiento es el futuro del fútbol en Argentina?

A lo mejor, el gerenciamiento no es una cosa apreciada por los hinchas, es cierto. Pero lamentablemente o afortunadamente, según cómo se mire, pensamos que en las condiciones de nuestro fútbol es una opción muy importante, y eso se está demostrando hoy en Rácing..."

¿Es inevitable?

"No sé si inevitable, pero es una salida ante una situación que obedece a los constantes errores de los dirigentes de fútbol; no han sabido manejar los presupuestos o no han podido o no han querido, y así se llega a un momento de crisis casi terminal para muchos clubes...".

¿Este es el año de Rácing?

Estamos más cerca que nunca. Lo demuestra la posición en la tabla, la confianza del equipo y de la gente... pero falta mucho. De todos modos, tenemos fe en que puede ser el campeonato...

Primer lugar común: ¿Maradona o Pelé?

Maradona, Pelé... y Di Stefano.

¿Por qué?

Di Stefano era hombre de toda la cancha, profesional de primera línea a nivel mundial por 20 años; atacaba y defendía, era rápido e inteligente. Pelé era técnico, era fuerte, robusto y con mucha visión de juego; muy elegante. Y Maradona era el distinto... una habilidad única, tremenda, pero también acompañada con rapidez y visión de juego. Creo que los tres, cada uno con lo suyo, fueron los más grandes.

Segundo lugar común: ¿el fútbol de hoy o el de antes?

A lo mejor, como muchos hinchas viejos, yo preferiría el fútbol de mi época. Había más libertad, era más bonito, se veían cosas que se podían dar en esa libertad de juego. Pero el fútbol de hoy tiene que ver con la actualidad del deporte en general. Así como en atletismo, en natación, se bajan los tiempos año tras año, el fútbol no es una excepción. La parte física ahora tiene una gran importancia; hay mucha velocidad, mucha marca, mucho pressing. Entonces, a lo mejor, por eso tenemos ahora un fútbol menos lindo...

¿El pragmatismo le ha quitado espacio al encanto?

Y, algo se ha perdido. Hasta el hincha ha cambiado en su paladar. Antes, el hincha te decía jueguen bien, tiren un taco; ahora el hincha pide huevos y más huevos. Hasta eso ha cambiado.

¿Los "carasucias" podrían haber sido grandes en el fútbol de hoy?

-Yo siempre digo que el que jugaba bien antes lo haría también ahora, y lo mismo con los buenos jugadores de ahora si les tacase jugar en mis tiempos...

Con un pie en Avellaneda

SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Jóvenes esperanzas del fútbol regional probaron suerte en la cancha de "Veteranos", ante el ojo entrenado de los representantes de Rácing.

El coordinador de divisiones inferiores del equipo de Avellaneda, Miguel Angel Micó, y el nexo de "Blanquiceleste SA" con las filiales del interior, Humberto "Bocha" Maschio, llegaron aquí invitados por la liga sanmartinense de fútbol infantil, que organizó la actividad.

Se llevaron una carpeta con 21 nombres y una certeza: un pibe de los probados quedará en Avellaneda, y otros 20 tendrán una segunda chance de ser vistos en en febrero.

Para llegar a esa preselección, el "Bocha" y Micó vieron en acción a 143 pibes a lo largo de toda una sudorosa jornada. Los chicos provienen de esta ciudad, Junín de los Andes, Las Lajas y Cutral Co-Plaza Huincul.

Fernando Bravo

rionegro@smandes.com.ar


Comentarios


"Ahora... Rácing tiene tranquilidad"