Al Sader aceptó la mediación que propuso el Papa

Ayer se frustró una reunión



El clérigo chiíta Moqtada Al Sader aceptó ayer la propuesta de mediación del Vaticano, mientras que una delegación de ocho personas enviada por la Conferencia Nacional Iraquí no pudo reunirse ayer con el líder rebelde en la ciudad santa de Najaf.

Respecto a la mediación del Vaticano, Al Sader desea un mayor papel de Naciones Unidas y del Vaticano para lograr una solución en el conflicto y evitar un mayor derramamiento de sangre, dijo su vocero.

El Vaticano reiteró ayer su oferta de mediación. "La Santa Sede siempre está dispuesta a ayudar a las partes a hablar entre sí", sostuvo desde Roma el padre Ciro Benedittini, portavoz adjunto del Vaticano.

Aunque señaló que la condición previa para ello es que "realmente exista la voluntad de adoptar verdaderos caminos pacíficos para la solución del conflicto".

Al Sader desea un mayor papel de la ONU y del Vaticano para lograr una solución en el conflicto y evitar un mayor derramamiento de sangre, se informó.

Por otra parte, Ahmad Al Shibani, portavoz de Al Sader, dijo que la reunión con representantes de la Confederación Nacional Iraquí fracasó por la falta de "condiciones de seguridad".

Hombres del clérigo contactaron ayer al gobernador de Najaf para pedirle que solicite a las fuerzas estadounidenses que suspendan sus ataques para permitir que tenga lugar el encuentro en el que se buscaba lograr una tregua. "Pero eso no pasó", señaló Al Shibani, según la cadena Al Yazira.

La delegación, encabezada por el erudito religioso chiita Hussein Al Sader, se trasladó ayer a Najaf para mediar en el conflicto con Al Sader.

El grupo iba a proponer a Al Sader la disolución de su milicia, el "Ejército del Mahdi", y que la convierta en un partido político.

Además, tenía previsto pedir al clérigo radical que abandone la mezquita Imán Ali, donde está atrincherado desde hace días. Como contrapartida en caso de que hubiesen aceptado estos puntos, la delegación garantizaría a Al Sader y sus milicianos que no serán perseguidos.

En un primer momento se había planeado que el grupo estuviera integrado por 70 personas de diferentes partes de Irak, pero el número se redujo tras un retraso en Bagdad y los conflictivos reportes de si la delegación iba a ir o no, lo que condujo a acusaciones de que el gobierno interino estaba poniendo obstáculos para la visita.

Mientras, en Bagdad, la Conferencia Nacional Iraquí, cuyo término estaba previsto para ayer, prolongó hasta hoy sus deliberaciones. Por lo tanto, la elección de los 81 miembros del Parlamento interino fue postergada para hoy.

Miembros de partidos minoritarios se quejaron de que el proceso de votación le otorga ventajas a los partidos representados en el gobierno de transición del primer ministro Iyad Allawi. De esta manera, la principal tarea del Parlamento, esto es, el control del trabajo del gobierno y del presidente interino Ghasi Al Jawar, es puesta en duda.

Previamente, Al Sader había acusado a las fuerzas estadounidenses de Nayaf de tratar de provocar a sus milicianos a combates que ellos quieren evitar, dijo otro vocero del clérigo. "Las operaciones militares de las fuerzas estadounidenses cerca de la sagrada mezquita Imán Ali son provocadoras y pretenden forzar a las fuerzas del Mahdi a una tragedia que no queremos", afirmó el jeque Ahmad al Shibani.

Mientras, al menos siete iraquíes, entre ellos un niño, murieron ayer y otros 47 resultaron heridos en un ataque con morteros perpetrado en el centro de Bagdad. Al Yazira mostró imágenes de numerosos coches quemados y bomberos intentando apagar el fuego. También se veían edificios ennegrecidos. Por otra parte, en la ciudad de Latifiya cinco iraquíes murieron y siete fueron gravemente heridos por una bomba colocada junto a una carretera.

Ejército retendrá pagos a Halliburton

El ejército estadounidense comenzará a retener un 15% del monto de sus pagos a Halliburton Co. por el apoyo logístico que presta a las tropas en Irak y Kuwait, informó ayer el conglomerado de servicios petroleros.

Halliburton se retractó de su anuncio del lunes de que el comando de material de guerra del ejército le había dado más tiempo para explicar y justificar sus costos antes de que le comenzara a retener un porcentaje, tal como establece una cláusula existente en el contrato.

Halliburton había dicho el lunes que la empresa tenía entendido que la extensión que se cumplía el domingo, continuaría vigente en base a "la seguridad que les habían expresado verbalmente representantes de alto rango del Pentágono''.

La empresa dijo ayer que se enteró de que el comando de material del ejército se había negado a brindarles una tercera extensión antes de aplicar la cláusula, que permite que el gobierno retenga el 15% de sus pagos hasta que los contratistas demuestren los costos por el servicio que prestan.

Halliburton había recibido un contrato de más de 6.000 millones de dólares (4.900 millones de euros) por prestar servicios logísticos a las fuerzas encabezadas por Estados Unidos en la invasión a Irak, pero la empresa ha estado bajo escrutinio por presuntamente haber cobrado excesivamente al gobierno. Halliburton, que afirma que es blanco por razones políticas, niega haber cometido falta y ha cuestionado la validez legal de la retención de dinero. La empresa fue dirigida durante varios años por el actual vicepresidente norteamericano Dick Cheney.

Nota asociada: El barril de crudo revirtió la tendencia y se acerca a los u$s 47  

Nota asociada: El barril de crudo revirtió la tendencia y se acerca a los u$s 47    


Comentarios


Al Sader aceptó la mediación que propuso el Papa