Alberto Reyes: «Sol de Mayo no tiene techo»

Alberto Reyes se tiene fe para la serie ante Alvarado que se inicia hoy en la capital rionegrina, a partir de las 15.30. El delantero del barrio Mi Bandera sueña con la B Nacional, aunque asegura que no será fácil.





Sol de Mayo atraviesa el mejor momento en su historia en torneos federales. En su primera participación en el Federal A, es uno de los nueve mejores del presente certamen y tiene la chance de seguir escalando para llegar al ascenso de la B Nacional.

La idea de subir de categoría parece descabellada pero en el plantel hay confianza de cara a los cuartos de final ante Alvarado de Mar del Plata, una serie que se pondrán en marcha este domingo.

Uno de sus protagonistas describe las sensaciones. Fue el autor del golazo en el último partido en Mendoza ante Huracán de Las Heras que lo depositó en esta instancia. Se trata de Alberto Reyes, quien ya no es más la revelación y ni mucho menos una sorpresa en el Albiceleste.

Reyes se ganó un lugar en el equipo en la temporada pasada, donde el equipo viedmense logró el ascenso. El delantero aprovechó esa oportunidad y se convirtió en una pieza clave en la ofensiva.

“Sol de Mayo no tiene techo, fuimos de menor a mayor. En la categoría no nos conocían, éramos la cenicienta del Federal A”.

El delantero se tiene fe para lo que viene.

A los 12 años partió desde el barrio Mi Bandera de Viedma a las inferiores de Gimnasia de La Plata. Seis años más tarde, regresó a la capital rionegrina sin imaginar lo que le esperaba.

Es de familia futbolera, ya que su padre y su madre jugaron en torneos barriales. “Muchos me dicen que tengo las habilidades de mi vieja”, dice con orgullo mientras descansa luego de la práctica previa al duelo de mañana ante Alvarado de Mar del Plata.

Para el “Mono” la serie ante los marplatenses será parecida a la anterior, frente a Huracán Las Heras, donde deberán sacar una diferencia en casa. “Hay que estar concentrados y ser fuertes en todas las líneas”, asegura.

Reyes todavía recuerda el gol en Mendoza, que fue clave para la clasificación de los de la capital rionegrina.

Fue una jugada rápida, de las que acostumbra Reyes desde que volvió a Sol. La pelota, que siempre busca al jugador, iba en dirección al “Mono” y pensó: “yo le sacudo. La intención de hacer el gol estuvo pero que se clavará al ángulo, te mentiría si te digo que quería ponerla ahí. Si lo práctico 100 veces no me sale”, dice entre risas.

A la consultada de “Río Negro” si puede repetir ante Alvarado un tanto de semejante calibre, el delantero se ilusiona: “y puede ser. Lo voy a intentar. Son esos goles que te quedan guardados y sería bueno para la clasificación”.

A pesar de su presente prometedor, el Mono mantiene su bajo perfil, deja a un lado la individualidad y hace referencia a la calidad de sus compañeros porque “las cosas salen más fáciles dentro de la cancha con este grupo”.

Pero Reyes y Sol de Mayo no se duermen en los laureles y se enfocan en el presente del equipo.

“Nunca fuimos mejor que nadie y nos subestimaron demasiado. Eso nos hizo crecer. Se que podemos llegar un poco más arriba”.

Reyes se ilusiona con el futuro del Albiceleste en la categoría.

“Muchos no lo podrán entender pero creo que es un grupo trabajador y humilde que va paso a paso. En los cruces es donde mejor nos mentalizamos. En la segunda fase no ganamos ni un partido y tal vez nos subestimaron mucho a la hora de enfrentarnos. En el mano a mano nos hicimos fuertes y eso nos da confianza”, enfatiza.

Reyes destaca el juego que propone el Albiceleste en cada presentación y afirma que “tocar por abajo, jugar la pelota hasta llegar al área ya lo tenemos incorporado. Hemos jugado con los equipos del Federal A y siempre proponemos a nuestro rivales salir a jugar, sea de local o visitante. Morimos con nuestra idea porque es lo que nos llevó hasta acá y ojalá sigamos avanzando”.

También desliza: “Sol de Mayo no tiene techo, fuimos de menor a mayor. En la categoría no nos conocían, éramos la cenicienta del Federal A. Nunca fuimos mejor que nadie y nos subestimaron demasiado. Eso nos hizo crecer y si nosotros nos proponemos, podemos llegar un poco más arriba”.

El “Mono” todavía tiene camino por recorrer en su carrera y con 24 años recuerda como creció futbolísticamente desde que regresó a la capital rionegrina hace seis años.

“Fui creciendo desde el banco en el torneo local, después la titularidad en el Federal B, Copa Argentina y ahora el Federal A”, rememora.

El delantero, que será titular mañana ante Alvarado, agrega que “me siento muy bien en lo personal pero creo que hacemos hincapié en lo que es el grupo. Todo esto no lo gana un jugador, sino que es lo que se propone el equipo y es lo que genera este gran presente”.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Alberto Reyes: «Sol de Mayo no tiene techo»