Almendra, de la intención de irse a ser la figura de Boca

El juvenil buscó una salida y no entrenó durante 3 meses el año pasado. El volante cambió el chip y hoy es fundamental.





Agustín Almendra fue la figura de Boca en el 3 a 0 a Huracán y su nivel en los últimos partidos lo ubican como uno de los jugadores más importantes del equipo, algo impensado hace un tiempo atrás.

El volante, en las inferiores del club desde los 10 años, se destacó desde chico y formó parte de varios seleccionados juveniles. Su debut en Primera en 2018 despertaba ilusión y expectativas.

Tuvo cierto rodaje con Guillermo Barros Schelotto y Gustavo Alfaro pero algunos problemas personales relacionados a su familia lo afectaron directamente.

En medio de la pandemia y antes del comienzo de la Copa Diego Maradona en octubre de 2020, el juvenil se plantó ante la dirigencia y pidió que lo vendan a Europa. En rebeldía, dejó de entrenarse con el plantel.

A pesar de los intentos del Consejo de Fútbol por convencerlo de que vuelva, se mantuvo firme en su postura durante tres meses. Según lo que él mismo contó, una charla con Juan Román Riquelme fue clave para que cambie su decisión.

Este año realizó la pretemporada y en marzo volvió a ser titular después de un año y medio. Con Miguel Ángel Russo no siempre estuvo desde el inicio y Sebastián Battaglia confió en él a partir de que asumió como DT.

Contra el Globo metió un gol similar al que le había hecho a Lanús la fecha anterior y además fue el mejor de la cancha. Preciso con la pelota, se mostró activo y generó sociedades constantemente.

«Por suerte me está yendo bien, estuve un tiempo alejado del club por malas decisiones, pero estoy contento en el club», expresó después del encuentro en Parque Patricios.

Almendra pasó en un año de no jugar y querer irse a ser la figura del equipo. Una gran noticia para Boca y también para el jugador.


Comentarios


Seguí Leyendo

Almendra, de la intención de irse a ser la figura de Boca