Abogados insisten en la creación de la policía judicial

Pidieron que se distinga entre policía de investigación y de prevención. Reclamaron que se haga bajo la órbita del Poder Judicial.

Lo más visto



#

La creación de un Cuerpo de investigaciones volvió a ser tema de discusión.(Foto: Archivo )

Abogados insisten en la creación de la policía judicial

La idea de contar con una policía de investigaciones volvió a salir a la luz tras un pedido de la Asociación Derechos por la Igualdad. Opinaron que el en la actualidad no existe separación por la policía “de prevención” y que la fuerza -en su totalidad- solo depende del gobernador Alberto Weretilneck.

Luego del desenlace del caso del policía Lucas Muñoz, aseguraron que el Ejecutivo provincial “no debe ni puede tener la suma del poder sobre las fuerzas de seguridad”, y reafirmaron que Weretilneck “no tiene gobierno sobre la policía”.

A través de un comunicado, también pidieron por el “control ciudadano” de las fuerzas de seguridad y la formación de los agentes basada en el respeto a los derechos humanos.

Sobre esta división se pronunció tiempo atrás el jefe policial Mario Altuna, quien se mostró de acuerdo en hacer realidad a la policía de investigaciones aunque en el ámbito de la dependencia del Poder Ejecutivo.

“La desaparición y muerte de Lucas Muñoz, un joven trabajador de la policía de la provincia, no es solamente un hecho criminal, es una herida institucional que nos golpea a todos”, plantearon los abogados de la organización civil.


Altuna quiere a la “policía judicial” dentro del Ejecutivo

El abogado Mario Altuna se convirtió hace pocos días en el jefe de la Policía de Río Negro por decisión del gobernador Alberto Weretilneck. Altuna anunció que promoverán una reforma de la ley orgánica de la Policía de Río Negro y uno de los objetivos “es brindar al Poder Judicial una Policía de Investigaciones Judiciales”. Y opinó que no hay un incremento de los casos de policías imputados -y algunos condenados- por los delitos de vejaciones y apremios ilegales.

Altuna estuvo el viernes en Bariloche con el gobernador, que inauguró la Comisaría de la Mujer, que era un reclamo histórico, sobre todo, tras los homicidios de Micaela Bravo, Natalia Báez y Ruth Sagaut, que ocurrieron en marzo pasado.

En una entrevista con “Río Negro”, Altuna sostuvo que el desafío como jefe policial es “poder conducir la relación con los demás poderes del Estado de la manera más armónica posible y ser verdaderos auxiliares, en lo particular del Poder Judicial, en todo este proceso de transformación que tiene el procedimiento penal”.

Explicó que esa transformación “nos conlleva a nosotros a hacer algún tipo de reforma de nuestra ley orgánica que tenemos”.

Sostuvo que la Policía de Investigaciones Judiciales tiene que estar “a tono de la nueva demanda procesal penal y de los tiempos que corren habida cuenta de que el delito es un fenómeno complejo que cada vez precisa, al efecto de su prevención y eventual ulterior represión, de técnicas de investigación más complejas y de elementos humanos y materiales de mayor calificación”.

“La idea nuestra, obviamente, es preservar la Policía de Investigaciones Judiciales en el ámbito de dependencia administrativa del Poder Ejecutivo y respetar algun tipo de división respecto de las funciones básicas de seguridad policial, que les permita evitar cualquier clase de contaminación”, explicó Altuna.

Planteó una Policía de Investigaciones Judiciales que “se independice totalmente de la función de seguridad”.

Recordó que el proyecto de reforma de la ley orgánica de la Policía rionegrina lo presentó el exjefe de la fuerza, Fabián Gatti en la Legislatura provincial. “Es fruto de un trabajo consensuado de todos los asesores letrados policiales que lleva ya más de dos años”, explicó.

Respecto a la cantidad de juicios y causas por vejaciones contra policías, Altuna dijo que esa situación se supera “con la convicción del personal respecto que debe trabajarse en un ámbito de respeto absoluto de la Constitución y las leyes”.

Dijo que lanzan esta semana “un programa de re entrenamiento muy amplio” y que serán supervisados por la Secretaría de Estado de Derechos Humanos de la provincia “para establecer planes, diagramas y propuestas educativas conjuntas, que nos permitan formar, de manera obligatoria, a todos nuestros funcionarios policiales en el respeto más estricto en la Constitución y las leyes”.

Altuna aseguró que el re entrenamiento “lo vamos a dar con carácter de obligatorio en el ámbito de las seis Unidades Regionales de Policía de la provincia”. Dijo que la pretensión es que se haga todos los años “y que las conclusiones y las calificaciones respecto del personal integren la foja de servicio a los efectos de los ascensos, de manera de tener un análisis, un diagnóstico bastante pormenorizado del perfil de cada uno de los componentes de la fuerza”.


Comentarios


Abogados insisten en la creación de la policía judicial