Anita Martínez en el «País de Nomeacuerdo»

Hoy en Bariloche y mañana en Neuquén capital. Clásicos de María Elena Walsh, circo y acrobacia.





NEUQUÉN (AN).- Mezcló la comedia con el drama en teatro, se vistió de mil formas en televisión, realizó una campaña publicitaria, ocupó roles secundarios en cine, fue co-conductora de «Feos pero limpitos» en Radioshow, hace cinco años recorre escenarios con obras infantiles, se animó a la vorágine mediática de «Patinando por un sueño 2007» y llegó a la final. Actualmente conduce un magazine matutino en canal 2 de Buenos Aires y es la protagonista de «El país de Nomeacuerdo», el musical infantil que llega este fin de semana a la región.

Anita Martínez confiesa que no puede quedarse quieta, y mientras le da rienda suelta a sus energías se prepara para lo que será sin duda, el trabajo más difícil pero a la vez más maravilloso de su vida: la llegada de su primer hijo.

La actriz está embarazada de cuatro meses y no puede dominar la ansiedad de conocerle la carita y el sexo a su bebé. «En las ecografías no se deja ver porque se mueve mucho. Pero ya lo vamos a atrapar dormido y le vamos a sonsacar qué tiene en medio de las piernas», asegura con su risa famosa.

La humorista y su bebé, «como un actorcito más», presentará «El país de Nomeacuerdo» hoy a las 17 en el Club Bomberos de Bariloche y mañana en el mismo horario, en el Cine Teatro Español de Neuquén.

Se trata de una puesta teatral en formato de circo en la que no faltarán los bailes, los malabares, acrobacias, magos, payasos y la murga. Todo eso acompañado por las entrañables canciones de María Elena Walsh. Desfilarán por el escenario «Manuelita», «La cale del gato que pesca», «La vaca estudiosa», «La canción del pescador», «La reina batata» y «Canción del jacarandá», entre tantas otras.

La actriz estará acompañada por la «Banda de María Elena». «Son simples canciones y dos cuentos que están unidos de una manera muy poética, muy mágica por la puesta en escena y la dirección», comentó Anita en diálogo con «Río Negro».

– ¿Cómo vivís el género infantil?

– Me siento muy cómoda. Me llaman para hacer otros espectáculos pero me parece que éste es el que más me gusta porque las canciones de María Elena Walsh son canciones que cantamos todos, los chicos y los grandes. Me parece que las canciones de María Elena tienen mucha vigencia con respecto a la mirada del país. Aparte es una obra que tiene los condimentos necesarios para que además de distraernos y divertirnos nos haga pensar.

– ¿Qué te atrae de hacer humor y teatro?

– Me gusta mucho componer personajes y lo que es el humor grotesco, por eso soy tan admiradora de Antonio Gasalla. Me parece que es un tipo que ha creado un género muy interesante.

– ¿Cómo descubriste tu humor?

– Era bailarina y muchos me veían una faceta divertida. Un día un productor me llamó para componer un personaje de una gordita y de ahí empezaron a llamarme para trabajar en humor. Me fui convenciendo de que era lo que más me gustaba. El estímulo vino de afuera.

– ¿Tu embarazo modificó en algo tu participación en la obra?

– Ya no hago tela ni acrobacia. Me cuesta mucho quedarme quieta pero priorizo al bebé. Hay un elenco de acróbatas increíbles y ojalá la gente lo disfrute tanto como lo hacemos nosotros.

– Y ahora se suma un actorcito más….

– Si, una personita más. El otro día cuando terminamos la función en Comodoro Rivadavia les dije a los chicos: ¿vieron que bien actuó mi hijo hoy?


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Anita Martínez en el «País de Nomeacuerdo»