Apuntan al “prestigio profesional” para defender al odontólogo acusado de abuso en Cipolletti

Fue uno de los argumentos que esgrimió el defensor Pablo Iribarren en los alegatos de apertura. También cuestionó el relato de la víctima.





El defensor de Mariano Marques mostró sus cartas en los alegatos de apertura que comenzaron ayer por el juicio contra el odontólogo de Cipolletti acusado de abuso sexual. Pablo Iribarren, reconocido abogado y exjuez de esta circunscripción, no dudó en poner en duda la denuncia de la víctima a la que tildó de “inverosímil”.

Incluso fue más allá: “Es una paciente común y corriente. Es muy probable que al momento del hecho haya sufrido un desequilibrio emocional que determinó que se convenciera de que Marques la había abusado. Por eso el escándalo que hizo”, dijo frente a la mirada del tribunal y la parte acusadora.

Para sostener su teoría del caso, el abogado contó que la denunciante no quiso someterse a ningún perito psicológico y psiquiátrico de parte, pero que sí aceptó participar de la reconstrucción del hecho que hizo la fiscalía a la que definió como más  revictimizante que la propuesta de la defensa.

Otro argumentó que esgrimió el letrado en la audiencia pública que se concretó ayer fue que no tiene lógica que una persona con el “prestigio profesional” de Marques haya cometido un abuso de las características que planteó la querella: según la teoría del Ministerio Público, el odontólogo abusó de al joven en su consultorio mientras tenía los ojos cerrados.

Misma denuncia que presentaron otras dos pacientes de Marques. Una de las causa se cerró por decisión de la víctima y en la otra, por abuso sexual simple, la semana pasada se concretó la audiencia de control de acusación.

“Qué llevaría a un profesional prestigioso en el ámbito social familiar, casado hace más de 20 años y 3 hijos a realizar una conducta como la que acaban de describir los acusadores. Tirar toda su vida por un desahogo furtivo en un lugar insólito y frente a una mujer que como verán no seiba a quedar callada por miedo y para colmo el novio es también paciente del señor Marques”, sostuvo el defensor.

Y agregó: “Por el otro lado una joven educada, con experiencia de vida, con una relación de pareja aparentemente normal, qué la llevaría a inventar una historia tan inverosímil como vamos a ir escuchando en este juicio”.

Así, Iribarren mostró sus cartas en el inicio del debate que se extenderá hasta el viernes: además de intentar desacreditar el relato de la víctima, se apoyará sobre la condición social del acusado para convencer al tribunal integrado por los jueces Marcelo Gómez y Julio Sueldo y la jueza Florencia Caruso que el profesional es inocente.

El alegato del Ministerio Público Fiscal estuvo a cargo dela fiscal adjunta a cargo de la unidad de Género Annabella Camporesi quien se limitó a relatar el hecho y precisar el sustento probatorio que dispondrá para el resto de las audiencias. Estuvo acompañada del fiscal jefe Santiago Márquez Gauna y el querellante Diego Quiroz. El juicio continúa hoy con la declaración de varios testigos.

Marques llegó al juicio en libertad, monitoreado con una pulsera eléctrica, luego de haber estado más de un año con prisión preventiva y domiciliara. Tras la acusación, la justicia cipoleña le dictó al medida cautelar y en abril pasado recibió el beneficio de la domiciliaria porque estaba «angustiado» en el penal.

Finalmente la semana pasada recuperó su libertad con una serie de condiciones que debe cumplir, entre otras, presentarse semanalmente a la comisaría mas cerca a su domicilio.


El hecho


Según la acusación el hecho que se imputa al profesional dela salud ocurrió el 18 de noviembre del año pasado cuando el acusado – mientras atendía en su consultorio privado – abusó sexualmente de su paciente. Aladvertir la situación, la mujer se retiró del consultorio y pidió ayuda a los presentes, momentos en los que el acusado intentó disuadirla para que no diera aviso a nadie más.

Tras no lograr convencer a la víctima, el hombre se retiró abordo de una camioneta siendo detenido en cercanías de calles O’Higgins y Ruta151 por la policía. Se prevé que a lo largo de las cinco jornadas que se extenderán en horario matutino y vespertino declaren más de veinte testigos ofrecidos por el Ministerio Público y la querella, mientras que la defensa también citará a alrededor de veinte personas a prestar su declaración. La calificación legal del caso es abuso sexual con acceso carnal y en caso de ser declarado culpable por este delito se impondría al acusado una pena que indefectiblemente sería de cumplimiento efectivo.


Comentarios


Seguí Leyendo

Apuntan al “prestigio profesional” para defender al odontólogo acusado de abuso en Cipolletti