Arenas húmedas para un mejor rendimiento

Para ponernos a punto con la carrera que se realizará en Las Grutas te damos algunas recomendaciones para evitar lesiones.



#

Aprender a relajar el cuerpo para correr no es tan fácil.

Arenas húmedas para un mejor rendimiento

Correr sobre arena de playa, sobre todo arena blanda, requiere 1,6 veces más de energía que correr sobre superficies planas como asfalto, tierra o terreno duro en general. Es por eso que a la hora de entrenar o salir a correr es convenientes tener en cuenta ciertos detalles.

El calentamiento, sobre todo de rodillas y tobillos se hace mucho más importante en este tipo de carrera y también es fundamental que el tiempo empleado sea más largo que el que solemos hacer para carrera sobre terreno duro.

Todo tipo de carreras debemos hacerla manteniendo relajados los músculos que no intervienen en el ejercicio. A menudo vemos a corredores con el rostro contraído, este gesto se traslada de forma inmediata a los músculos del cuello y hombros, realizando un gasto y una carga innecesarios. Correr en la playa no es tan fácil como se cree. Lo importante es no intentar hacer fuerza en contra de la arena, ni con las piernas ni con gestos inútiles.

Correr sobre arena húmeda es lo más aconsejable.

Debemos evitar la pisada con la planta del pie, ya que esto nos hace el correr más lento. El corredor sobre arena debe, siempre que sea posible, apoyar la media planta y la punta, ya que esto permite disminuir considerablemente la superficie de contacto y facilita el despegue del pie. Si seguimos estas indicaciones aumentamos la velocidad.

De vez en cuando es necesario parar y caminar algún tramo, para evitar calambres, contracturas o incluso lesiones.

Te puede interesar: 4 de febrero, Yo Corro en Las Grutas

En las cuestas o pendientes, hay que subir con pasos cortos, braceo intenso y la vista al frente, al final de la subida, no mirándonos la punta de las zapatillas. Las bajadas hay que hacerlas dejándose caer, con pasos largos, aprovechando la gravedad para recuperarnos del esfuerzo de la subida y procurando tirar el tronco hacia atrás, para no caernos de frente.

Por último si puedes elegir entre correr por arena seca y arena húmeda, obviamente escoge la arena húmeda que está mucho más compacta y facilita un mejor apoyo al pie, pero nunca descuides dónde pisas, para evitar torceduras.


Comentarios


Arenas húmedas para un mejor rendimiento