Arrancó la Feria del Libro de Neuquén, un encuentro de voces

Se realizará hasta el domingo 10 de octubre en el Museo Nacional de Bellas Artes. Exponen más de 70 libreros de la ciudad y localidades aledañas. Habrá una variada oferta de textos, talleres, clínicas y charlas de reconocidos escritores.





Con más de 70 expositores, los libreros de la ciudad tienen altas de expectativas de lograr recuperar la actividad que en pandemia se vio bastante castigada.

Esta tarde se inauguró la VIII Feria Internacional del Libro de Neuquén que lleva el nombre de “Marcelo Martín Berbel”, quien se desempeñaba como subsecretario de Cultura de la gestión de Horacio Quiroga. “Marcelo está acá, nos acompaña, nos marca el camino”, dijo Gaido mientras entregaba un presente a su familia. Mabel, la madre de Marcelo Berbel, manifestó: “Mucho amor dejó Marcelo acá, mucho. Seguramente estará en este momento viendo que su amada Feria del Libro sigue. Gracias a todos y un besito al cielo”.

Una hora más tarde de la programada inicialmente, ayer por la tarde quedó inaugurada formalmente una nueva edición del encuentro con los libros.
Es la primera feria que organiza la gestión de Mariano Gaido, por eso el intendente quiso marcar la diferencia. Cuando llegó el momento del tradicional corte de cintas, invitó a un grupo numeroso de estudiantes de diferentes colegios a que tomen ellos la tijera. “Neuquén explota de Juventud”, dijo Gaido para incentivarlos.

Libros infantiles, de autoayuda, historia, textos universitarios, cuentos, novelas y poesía es parte de la amplia variedad de títulos que podrán apreciar las personas que se acerquen al predio del Museo Nacional de Bellas Artes.
Los libreros abrieron sus stands con las expectativas de recuperar la actividad, que fue muy castigada durante la pandemia. Y sobre todo, lograr un acercamiento mayor a los libros de papal, en la era de digitalización.

Extensas mesas recorren toda la carpa emplazada a un costado del museo, sobre calle Tierra del Fuego y abundan las propuestas. Se pueden adquirir a precios que rondan en promedio los 500 o 600 pesos. Ofrecen además promociones o combos que son muy tentadores.

Con unos banner homenajearon a los poetas muertos Alejandro Finzi, Alicia Pifarré, Alicia Fernández Rego, Jorge Michelotti y Macky Corbalán, entre otros.
En la feria hay un stand dedicado exclusivamente a escritores locales. El cierre de la jornada será la presentación del psicólogo Bernardo Stamateas.

El lema de la nueva edición de la feria es «Libres por los libros” y se desarrollará durante cuatro días en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) y en la superficie externa que rodea al edificio de calle Mitre y Santa Cruz. Desde la Municipalidad de Neuquén informaron que se prevé la asistencia de unas 100 mil personas en las cuatro jornadas.

Ariel Bistagnino vino desde Bariloche para dar el presente.

Un escritor loco que arrastra mini libros

Ariel Bistagnino se vino desde Bariloche para dar el presente en la feria neuquina. Llegó con una propuesta literaria que es un viaje hacia lugares desconocidos, con una hoja de ruta que puede cambiar a cada instante, pero nunca retroceder. Sus escritos están orientados principalmente al lector adulto, pero a veces se les escapan de las manos y giran hacia universos infantiles. “Yo tengo una idea y la escribo, puedo llegar a las 70 páginas y de pronto veo que la historia me está empujando hacia otro lado. Y ahí vamos y cuando inicio ese camino ya no se adonde voy a llegar. Eso es lo maravilloso que tiene esto de ser escrito”, dijo el autor.
Su propuesta tiene mucho que ver también con los tiempos que un lector le dedica a la lectura. Por eso armó artesanalmente sus minilibros, pequeños relatos para aquellos que en pocos minutos quieren saber el final.
Pero además, tiene decálogo del lector, donde cada uno podrá saber qué título llevar de acuerdo a su personalidad. Por ejemplo, para los sensibles pero razonables, les recomienda “194”, sobre historias de la tragedia de Cromañon. Para los conservadores: “no hay nada para ustedes”.


Comentarios


Seguí Leyendo

Arrancó la Feria del Libro de Neuquén, un encuentro de voces