Arriaga, en la cresta de las promesas

Ratificó que, de llegar a gobernador, ahorrará 20 o más millones por mes. En las nacionales votará por Carrió , pero el Frente tendrá las manos libres.



SAN ANTONIO OESTE (ASA)- En materia de promesas, Julio Arriaga no se queda corto.

Ayer, en esta ciudad, el candidato a gobernador por el Frente Grande aseveró que cuando llegue al poder reducirá los costos políticos del Estado en 20 a 22 millones de pesos mensuales, destinando ese ahorro a Salud, Seguridad y Educación.

En su primera visita a esta localidad en el marco de la campaña proselitista, el actual intendente de Cipolletti, acompañado por su compañera de fórmula Graciela Di Biase, el diputado nacional Julio Acavallo y el dirigente Ernesto Epifanio, se reunió con varias instituciones intermedias y referentes políticos locales para presentar su propuesta de cara a las próximas elecciones.

En diálogo con este medio, tanto Arriaga como Di Biase insistieron sobre dos conceptos clave, acerca de los cuales se refirieron en reiteradas oportunidades. En primer lugar, dejaron en claro que pretenden convencer al electorado demostrando sus acciones de gobierno durante los siete años de Arriaga al frente de la comuna cipoleña y los meses en que Di Biase se hizo cargo de la intendencia de Bariloche, tras la renuncia de Atilio Feudal. Por otro lado, las expresiones de ambos candidatos giraron reiteradamente en torno de la firme decisión de la fuerza política de mantenerse independiente de los partidos tradicionales.

“Si hubiéramos querido ir con cualquiera de esos partidos, lo hubiéramos podido hacer. Nuestra idea es enfrentar un camino más difícil, pero con más posibilidades de éxito, para transformar en serio a la provincia, para no tener compromisos políticos, para poder hacer los cambios que requiere Río Negro”, aseguró Arriaga.

-¿Es circunstancial o profunda la idea de estar lejos de los partidos tradicionales?- preguntó este medio a Arriaga.

-Después de participar en alianzas y frentes con todas las contradicciones que ello implica, nuestro grupo decidió dejar el Movimiento Popular Patagónico e iniciar un camino solo, un camino que no tiene vuelta, no es que podamos tener un final ligado a algunos de los partidos tradicionales, pero la fórmula va a ser Arriaga-Di Biase… nada de eso se modifica.

-¿Cómo intentan convencer a los distintos sectores para que se acerquen y voten al Frente Grande?

-Si alguien quiere votar al radicalismo o al peronismo, no nos tiene que votar a nosotros. Esta convocatoria está destinada a independientes, a gente que está descorazonada con la realidad que vivió en la Argentina de hoy, tanto con el radicalismo como con el justicialismo”, aseguró el intendente cipoleño.

-¿Cuáles serían sus tres primeras acciones de gobierno?

-Vamos a reducir los costos políticos para reunir entre 20 y 22 millones de pesos mensuales, con el fin de que empiecen a funcionar los hospitales, las escuelas y la seguridad. Si uno le agrega un millón de pesos a los hospitales, si les mete 5 millones a las escuelas y 5 a las comisarías, al menos las ambulancias y los patrulleros tendrían nafta y las escuelas empezarían a funcionar- dijo Arriaga.

-¿Y las otras dos medidas?

-Esta es la más importante. Todo el esfuerzo va a estar destinado a esto. Vamos a definirlo bien una vez que tengamos el presupuesto. Básicamente hay que bajar el presupuesto de la Legislatura y el número de legisladores, habrá que cerrar todas las empresas del Estado que sea necesario cerrar y desde el Ejecutivo hay que juntar el resto del dinero”.

-¿Cómo se posiciona frente a las elecciones nacionales?

-Yo voy a votar a Elisa Carrió en lo personal. Pero, en el Frente Grande rionegrino cada uno puede votar a quién quiera. Esta libertad no es para sumar a más gente, sino para que cada uno se sienta bien.Yo creo que Elisa Carrió es una mujer valiente, y que ha hecho de la denuncia de la corrupción, una lucha… Y no me gustan ni Zamora ni López Murphy.

El tiempo apura y hay corrida sobre Rosso

El peronismo rionegrino ya tiene la fecha para dirimir en internas quien será su candidato a gobernador: el 10 de noviembre.

En consecuencia, el tiempo apura para la toma de decisiones que hacen a lograr posicionamientos en materia de candidaturas y alianzas.

Se sabe que a partir del jueves, a lo largo de los tres valles del río Negro, el presidente del bloque de legisladores justicialistas, Eduardo Rosso, será blanco de dos intentos de seducción que, independientes entre si, procuraran sumarlo a la carrera por la gobernación.

Una de esas operaciones estará a cargo de la franja partidaria que respaldando la candidatura de Carlos Menem a presidente, lidera el diputado nacional del PJ rionegrino Carlos Larreguy.

Como se sabe, ese sector aspira a integrarse con otras alas del peronismo provincial y ofrecer una candidatura a gobernador.

Pero también irá sobre Rosso la fuerza que lidera el titular del INDEC y precandidato a gobernador de la provincia, Juan Carlos Del Bello.

Este también ha manifestado reiteradamente su expectativa de sumar a Rosso, e incluso ofrecerle el liderazgo de la fórmula.

Rosso, cuyo dato más cercano sobre su poder electoral en el frente interno se remonta a abril del año anterior cuando perdió la candidatura a senador con Miguel Pichetto por sólo 400 votos, resistió hasta ahora varios embates destinados a sumarse a la lucha por la gobernación.

El primero de ellos provino del ya precandidato Carlos Soria, quien hasta el momento es el único que oficializó el lanzamiento de su campaña electoral.

Lo hizo el sábado, en Roca, con un acto del que participaron más de 2.100 personas.


Comentarios


Arriaga, en la cresta de las promesas