Asesinaron a uno de los hombres más ricos del mundo

Causaron un incendio intencional en su lujoso departamento. Ocurrió en Mónaco y la víctima es el banquero Edmund Safra. Había vendido algunas acciones en 10.300 millones de dólares



MONACO (Télam).- El director del Republic Bank of New York, Edmond Safra, uno de los banqueros más poderosos del mundo, fue asesinado ayer en su departamento de Mónaco, que fue incendiado intencionalmente, informó la fiscalía de ese principado europeo.

Safra, de 70 años, estadounidense nacido en El Líbano, murió asfixiado por el humo del incendio provocado por el o los agresores que, al parecer, habían intentado asesinarlo por otro procedimiento más directo poco antes de darse a la fuga, dijo una fuente policial.

“Se abrió una investigación por homicidio, heridas e incendio voluntario”, informó la Procuraduría de Mónaco en un comunicado.

Safra pertenecía a una familia de comerciantes y banqueros que posee una tradición mercantilista desde hace 200 años, durante el Imperio Otomano.

Junto con el banquero, ex director de American Express, murió su ama de llaves, con quien se había refugiado en una de las salas de baño de su departamento de 1.000 metros cuadrados, situado en los último pisos de uno de los más lujosos y seguros inmuebles de Montecarlo.

La residencia estaba ubicada en el edificio Belle Epoque, en la zona conocida como “subida del casino”, de Montecarlo.

Una tercera persona, guardaespaldas de Safra, resultó herida “levemente en el abdomen” por arma blanca, al parecer, al intentar interponerse entre los agresores y su víctima.

La esposa de Safra, una brasileña, y la hija de ésta se encontraban en el edificio, pero se salvaron al refugiarse en la planta baja.

Según la emisora francesa France-Info, que cita a “medios financieros, en particular londinenses”, Safra sabía desde hace tiempo que estaba amenazado.

Una fuente policial contó que la residencia estaba blindada como una caja fuerte y una de las primeras incógnitas que deberá desvelar la policía es cómo lograron ingresar los agresores.

El banco de Edmond Safra fue una de las principales víctimas extranjeras de la crisis soviética y del desplome del rublo en el verano de 1988, por lo que en algunos medios se considera que su muerte podría estar relacionada con la mafia rusa, explicó France-Info.

Safra, que padecía el mal de Parkinson y que quería jubilarse, “estaba convencido de que habían firmado un contrato para asesinarlo”, agregó la emisora.

En mayo pasado, este hombre descendiente de una familia de banqueros judíos libaneses, considerado muy prudente y desconfiado, había empezado a preparar su sucesión, y vendido al grupo británico HSBC lo esencial de su parte en la Republic Bank of New York, por 10.300 millones de dólares.

Safra, quien no tuvo hijos y que tampoco designó un heredero directo para su fortuna, declaró hace dos años a la prensa, en una de las raras entrevistas concedidas, que quería que su imperio durara “diez mil años”.

Era uno de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes, heredero de una familia de banqueros activa ya en la época del Imperio Otomano, había partido de El Líbano siendo joven para seguir a su padre a Brasil, donde debutó como hombre de negocios.

En Brasilia, el presidente Fernando Henrique Cardoso dijo que “el asesinato de Safra es chocante y demuestra que la violencia hoy es universal”. Recientemente, Safra obtuvo ocho millones de dólares en calidad de daños y perjuicios por ganar un juicio contra un medio suizo que lo acusó de lavado de dinero.

Safra era el patriarca de una tradicional familia de banqueros que comenzó su andadura en los negocios hace unos 200 años, en la época del Imperio Otomano, cuando sus antecesores empezaron a comerciar con los mercaderes que cubrían las rutas entre Oriente y Occidente.


Comentarios


Asesinaron a uno de los hombres más ricos del mundo