Aspero contrapunto entre jueces y diputados neuquinos

Integrantes del Tribunal Superior se reunieron ayer con legisladores para analizar la seguridad y minoridad, pero el tema derivó en el salario de los magistrados. Los vocales dijeron que el presupuesto no alcanza para poner en marcha los tribunales de familia.



NEUQUEN (AN).- Vocales del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y diputados provinciales mantuvieron ayer una reunión que comenzó con cara de pocos amigos y terminó amigablemente.

Se encontraron en la Legislatura para hablar de seguridad, minoridad y familia, pero quedaron atrapados en una discusión sobre los sueldos de los magistrados y el presupuesto de la justicia.

“¿Por qué los jueces no se bajan los sueldos?”, preguntó Violeta Sigel mirando fijo al presidente del Tribunal, Armando Vidal, tras escuchar una larga queja sobre la caída de los ingresos en el Poder Judicial.

El presidente de la corte neuquina respondió a la pregunta con la intangibilidad de los salarios, un derecho constitucional que le permitió a los jueces de esta provincia recomponer en el 91 sus salarios, luego de que fueran devorados por la hiperinflación.

Pero no fue Vidal sino Marcelo Otharán el que reaccionó con mayor frontalidad. El vocal dijo que el planteo de Sigel era “un absurdo” y le recordó que es la Legislatura la que fija los salarios de los jueces.

De la reunión participaron Vidal, Otharán y Tomás Gavernet, vocal y defensor del TSJ. En la comisión de Desarrollo Humano y Social que preside la frepasista Alicia Gillone había representantes de todos los bloques.

Los vocales del Tribunal dijeron que no pueden poner en marcha los tribunales de familia porque no tienen presupuesto para sostener esta estructura que fue creada por la ley de Minoridad y Adolescencia.

Vidal arrojó los números sobre la mesa y precisó que, de un promedio de ingresos mensuales de 3,5 millones de pesos, el Poder Judicial pasó a recibir en enero último 2,7 millones, en febrero 2,5 y en marzo 2,6 millones de pesos.

La justicia funciona con el 18 por ciento de lo que recibe la provincia en concepto de coparticipación de impuestos.

Los jueces ya habían planteado este problema ante el Poder Ejecutivo y el gobernador Jorge Sobisch explicó que el tesoro también se vio perjudicado porque cayó la recaudación a nivel nacional.

Los roces durante el encuentro no finalizaron con el debate sobre los salarios de los jueces. El diputado Aldo Duzdevich (PJ) preguntó si en la Justicia se tomó alguna medida cuando el juez Juan José Gago afirmó que en la zona de la Terminal de Omnibus “hay muchos ofrecimientos de mayores que le dan monedas a menores a cambio de sexo”.

“Creo que un juez de la provincia no puede decir que él conoce y todos conocemos (lo que ocurre en la terminal). Porque si alguien sabe de algún delito como el que el juez denuncia hay que llamarlo a declarar”, razonó el diputado justicialista.

Otharán opinó que “fue una expresión poco feliz” por parte de Gago, y Gavernet, defensor del TSJ, agregó que “sería una torpeza negar eso, pero no me consta”.

Sobre el tema que los convocaba, problemas de minoridad y hogares, la diputada Luz Sapag insistió en la necesidad de implementar “sanciones a los padres que manden a sus chicos a pedir mientras ellos duermen la mona”.

Rita Santarelli, de la Alianza, dijo “que no se puede sancionar a los padres, porque está comprobado que el castigo no ayuda a modificar actitudes”.

Ya sobre el final del encuentro diputados y jueces se pusieron de acuerdo en un punto: dijeron que quieren coordinar acciones entre todos los poderes del Estado para atender a los menores que tienen problemas con la justicia.


Comentarios


Aspero contrapunto entre jueces y diputados neuquinos