Aterrizó y fue crítico

Por Redacción




El plantel del seleccionado argentino de voley, que resultó noveno en el Mundial de Italia, volvió a poner los pies en el país y fue recibido con aplausos y elogios por decenas de familiares y aficionados. El que no anduvo con vueltas a la hora de las declaraciones fue el técnico Javier Weber, quien repitió que esta cita ecuménica es el “piso de este seleccionado” y que significó ni más ni menos que el “comienzo de una generación para varios años”. Weber si bien destacó a Brasil como campeón, cuestionó haberse dejado ganar ante Bulgaria para beneficiarse en los cruces. “Que un país que ganó todo en los últimos diez años se dejara ganar ante seis mil personas que se pusieron de espaldas y ser un bufón, no le hace bien a este deporte”, criticó con dureza. En tanto, el opuesto Federico Pereyra, uno de los mejores jugadores de la Argentina, destacó como los dos mejores partidos el de Francia, que llevó al sexteto nacional a competir por un lugar entre los doce mejores, y el último ante República Checa, que derivó en el puesto nueve. “Fue el clic que hicimos ante Francia pero también ante los checos y aun estando muy cansados pudimos ganarles”, apuntó.

voley


Comentarios


Aterrizó y fue crítico