Auge y caída de Parler, la red de los seguidores de Trump

Surgió como un espacio sin moderación luego de que el mandatario estadounidense fuera suspendido de Twitter y Facebook, pero rápidamente se quedó sin respaldo online.

Tras la sanción de varias redes sociales a Trump, Parler registró un aumento de usuarios sin precedentes, pero debido a los violentos mensajes se quedó sin ningún respaldo.

Tras la sanción de varias redes sociales a Trump, Parler registró un aumento de usuarios sin precedentes, pero debido a los violentos mensajes se quedó sin ningún respaldo.

Desde la madrugada del lunes, la controvertida red social “Parler”, utilizada por los seguidores de Donald Trump, fue dada de baja de Internet.


Esto ocurrió luego de que Amazon bloqueara los accesos a sus servidores tras el constante incumplimiento del pedido de moderación, emitido luego de leer millones de mensajes incitando a la violencia y respaldando los ataques al Capitolio de Estados Unidos.

El comunicado oficial de Amazon aseguró que la suspensión se daba debido a que “recientemente se observó un aumento de contenido violento”, algo que ya había sido utilizado como argumento tanto por Google como por Apple para dar de baja las redes de sus plataformas.

John Matze, creador de esta red social alternativa, habló el fin de semana con Fox News y aseguró que harán “todo lo necesario para volver a estar en línea lo más rápido posible, pero todos los proveedores con los que contactamos nos dicen que no quieren trabajar con nosotros si Apple o Google no lo aprueban”.

Si bien comenzó a funcionar en 2018, la red social por excelencia de los republicanos explotó el pasado sábado, horas después de que Twitter borrara de forma permanente la cuenta de Donald Trump. Allí se transformó en la descarga número 1 de las tiendas digitales en Norteamérica.


A esto se sumó el descontento de los seguidores del mandatario porque no solo Twitter decidió bajar su cuenta: lo mismo ocurrió en Instagram, Twitch y Facebook, por ejemplo.

Parler utiliza un esquema similar al de Twitter, pero con algunos ajustes en los términos, en principio con foco en la “libertad de expresión”. Sin embargo, la violencia en su contenido llevó a que varios gigantes tecnológicos decidieran soltarle la mano.

El aviso llegó también a otras plataformas más conservadoras, que decidieron ponerse firmes para evitar alguna sanción.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


Auge y caída de Parler, la red de los seguidores de Trump