Banacloy: hay que “readecuar la producción de peras”

El titular de Fruticultura se refirió a la crisis del sector y señaló que ante mercados competitivos se debe mejorar “la calidad, la sanidad y ampliar la oferta”. Inflación y tipo de cambio complican.



#

Las pérdidas en el sector exportador por factores estacionales se combinan con problemas estructurales del sector.

Los productores de la región todavía no encuentran una salida a la crisis de la fruticultura. Hace unos días se conoció que las exportaciones de peras del Alto Valle perdieron 10 millones de dólares en el mercado Ruso.

El secretario de fruticultura de Río Negro, Carlos Banacloy mencionó que el panorama es complejo ya que hay un menor consumo, una mayor competitividad global y a pesar de que la fruta nacional goza de una buena calidad, no se ha trabajado para que la pera sea reconocida como una marca país. “Hay más producción a nivel mundial y el consumo está estancado. No viene en crecimiento como el de la manzana que tuvo una suba interanual del 4%”, señaló.

El funcionario remarcó que se necesita “una redecuación en cuanto a calidad, sanidad y ordenar la oferta. En el Valle no hay un trabajo de comunicación comercial para que la pera sea la fruta insignia en nuestras exportaciones”.

Detalló que de la producción de peras se exporta un 60%, mientras que en las manzanas es al revés. “Faltan calidades centrales, en las categorías emblemas de nuestra fruticultura no hay volumen, no hay protocolos sanitarios para poder comercializar la fruta en todos los mercados”. El secretario mencionó que se atienden más mercados marginales y menos competitivos.

Según Banacloy toda esta “estrategia comercial” tiene que venir de una importante participación del sector privado y acompañada del Gobierno provincial.

El funcionario también apuntó a la inflación como un factor importante en la crisis de la actividad. “En el mundo una caja de fruta no varía significativamente su precio de un año a otro”, dijo.

Sobre las exportaciones a Rusia, señaló que el 70% de esta fruta se comercializó previo a la devaluación. “Ese fue el mayor impacto negativo. Llegó a mercados con precios en dólares bajos que sumados a un tipo de cambio desfavorable, ha hecho que la rentabilidad de esa caja de peras haya sido complemente nula”, explicó.

Desafíos

El funcionario manifestó que no se puede comercializar la fruta como hace 30 años. “Hay una sobre oferta de variedades en peras y otras frutas. Cuando se va a una verdulería, hay oferta todo el año de uva, melón, ananá, kiwi, papaya que entra de distintos países y empieza de competir con nuestra fruta”, explicó.

En cuanto a la comunicación también mencionó que falta generar más conciencia. “A veces parece disparatado pagar 50 pesos por un kilo de manzanas pero nadie cuestiona que un café puede costar lo mismo o más”, dijo.

El Alto Valle produce unas 530 mil toneladas de peras y en la temporada 2018 exportaron 320 mil toneladas, unas 100 mil van destinadas al mercados interno y el resto es para la industria. En Allen el 65% de sus hectáreas son de producción de peras.

Ante esta problemática, Banacloy contó que los productores eligen optar por producir frutas de carozo o finas. En este caso el Gobierno le erradica el monte frutal sin costo, además de líneas de financiamiento para la conversión. También hay muchos productores de tercera edad que no pueden esperar una conversión frutícola. Por este motivo se incorporaron este año créditos para la producción de forrajes.

“Abrimos una línea para maíz y otra para alfalfa a través de la Secretaría de Ganadería”, señaló.

Principales mercados

Datos

320.000
toneladas de peras exportó el Alto Valle, temporada 2018. Un 20% más en comparación con el año pasado.
90.000
toneladas fueron a Brasil, el principal mercado para la fruta del Valle.
80.000
toneladas a Rusia, 40.000 a la comunidad europea, 45.000 a Estados Unidos y Canadá y el resto a otros mercados sudamericanos.

Comentarios


Banacloy: hay que “readecuar la producción de peras”