"Belleza americana" triunfó en los Oscar como todos lo esperaban

El filme se llevó cinco premios. "The Matrix" fue la gran sorpresa. Spacey y Swan, mejores actores.

Los Angeles (EE.UU.), (EFE).- La película "Belleza americana" coronó su triunfo cinematográfico consiguiendo cinco de las ocho estatuillas a las que aspiraba y declarándose claramente como la vencedora de la velada, como se preveía.

El filme satírico centrado en las crisis de una familia estadounidense consiguió la estatuilla a la mejor película, la de mejor actor para Kevin Spacey, mejor director para Sam Mendes, además de mejor director de fotografía y mejor guión original.

Otro que no defraudó a los pronósticos fue Pedro Almodóvar, quien pudo por fin llevarse su primer Oscar con "Todo sobre mi madre", filme que protagonizó la argentina Cecilia Roth.

La de "Belleza americana" fue una victoria anunciada, no sólo por la encuesta publicada por el periódico "The Wall Street Journal" días antes de la ceremonia o por el éxito de esta pequeña producción entre el público sino por la mayor parte de los críticos y apuestas sobre los Oscar.

Sin embargo para este "climax" precipitado, en el que la mayoría de los galardones mencionados fueron entregados a la carrera, hubo que esperar al final de una ceremonia que a pesar de las promesas fue larga, lenta y con poco suspenso.

Con "Belleza americana, Spacey consiguió el segundo Oscar de su carrera, que con una voz trémula dedicó a su "fuente de inspiración, su mentor, su amigo" y tras la muerte de su padre, "algo similar", el actor Jack Lemmon.

Sin embargo, pese al triunfo de este filme, el Oscar a la mejor actriz fue para Hilary Swank ("Los muchachos no lloran") y no a Annette Bening, la protagonista de "Belleza americana", tal como se pronosticaba.

Temblando y con el papel en las manos con los agradecimientos, Swank no quiso dejar a nadie fuera, "ya que nadie fue pagado" en esta película independiente rodada por dos millones de dólares sobre la historia real del asesinato de una joven con crisis de identidad sexual.

En el caso de "Las reglas de la vida", que llegó a la ceremonia como una de las películas favoritas, el filme basado en la novela de John Irving del mismo título sólo pudo lograr los Oscar en dos de sus siete candidaturas, al mejor guión y al mejor actor secundario, para Michael Caine.

Irving, ganador del Oscar por el mejor guión adaptado, respondió desde el escenario a las protestas que rodearon el auditorio Shrine en contra del aborto y dejó claro su apoyo a la terminación del embarazo y a las clínicas de planificación familiar, a las que dedicó el premio.

La sorpresa de la noche fueron películas como "Topsy-Turvy" y "The Matrix", grandes olvidadas en esta competición y que se convirtieron de algún modo en las grandes ganadoras de la velada, haciendo realidad esas estatuillas, dos y cuatro respectivamente, a las que aspiraban en las categorías técnicas.

"El hecho de que hayamos conseguido los cuatro Oscar a los que aspirábamos demuestra que la Academia está cambiando. Todavía no estamos ahí, pero lo estamos consiguiendo", afirmó Zach Staenberg con la estatuilla en su mano por el montaje de "The Matrix".

En el campo de la interpretación, una vez más la novedad y la veteranía se alternaron como quedó demostrado en los premios a las mejores interpretaciones secundarias.

La victoria de Angelina Jolie, hija de los actores Jon Voight y Marcheline Bertrand, por "Adolescencia interrumpida" trajo al escenario la alegría del debutante, mientras que Michael Caine y su victoria por "Las reglas de la vida" demostró que los veteranos también se emocionan.

"La diferencia es que la vez anterior no estuve aquí y esa es una gran diferencia", afirmó Caine, con las piernas aún temblando de la emoción y con la estatuilla en la mano comparando su anterior victoria con "Hannah y sus hermanas" con la actual.

Otro defensor de la "catarsis", como le gustó definir su estado de excitación, fue el realizador español Pedro Almodóvar, que consiguió el tercer Oscar para España con "Todo sobre mi madre".

La sala vibró cuando consiguió el premio a la mejor película en lengua extranjera, un galardón que le otorgaron entre saltos Antonio Banderas y Penélope Cruz.

También hubo gritos de alegría entre bambalinas, donde se podía escuchar el grito de ¡Pedro, Pedro! a medida que avanzaba por las diferentes salas para hablar de su trofeo.

Los homenajes de la velada estuvieron dedicados al realizador polaco Andrzej Wajda, que recibió el Oscar honorario por su carrera, y Warren Beatty, galardonado con el premio Thalberg por su labor como productor.

Un premio al talento y al histrionismo

LOS ANGELES.- Kevin Spacey obtuvo el domingo su primer Oscar a Mejor Actor Protagónico por su rol de un cuarentón en crisis existencial en "Belleza americana", filme dirigido por Sam Mendes, aunque ya era el ganador de una estatuilla a Mejor Actor de Reparto por "Los sospechosos de siempre".

Sobre su papel en "Belleza americana", Spacey señaló que "¿a quién no le gustaría liberarse de todo, decirle a tu jefe lo que realmente piensas de él, romper con todo y no importarle ninguna de las preocupaciones que nos acosan siempre?", resumiendo el espíritu de su personaje.

Tras casi una década de actuaciones virtuosas pero de tibia trascendencia, Spacey, nativo de South Orange (Nueva Jersey), donde nació el 26 de julio de 1959, saltó a la fama con sus consecutivas personificaciones del astuto burlador de la policía en "Los sospechosos de siempre" y del asesino serial de "Seven, pecados capitales".

Soltero, hijo de un autor de manuales para aviones, se formó en el teatro (allí recibió el premio Tony por "Perdidos en Yonkers") y en la pantalla grande debutó en 1986 en "El difícil arte de amar" para luego participar en "En busca de Ricardo III", "Los Angeles al desnudo" y "El mediador", entre otros.

Su único filme como director, "Albino Alligator", fue editado en video en la Argentina. (EFE/Télam).


Comentarios


"Belleza americana" triunfó en los Oscar como todos lo esperaban