Boca, por otra hazaña

El Xeneize va por la séptima corona ante Corinthians.



#

Roncaglia –de buen humor a pesar de su ausencia–, Riquelme y Cía. El equipo de Falcioni busca otro golpe continental.

Boca está a 90 minutos de recuperar el reinado en América y lograr la séptima Copa Libertadores, pero enfrente tendrá un rival muy complicado, como Corinthians, que nunca levantó el máximo torneo continental y encima robó un 1-1 en la Bombonera, que puede ser fundamental en esta gran final.

El Xeneize logró los títulos en 1977, 78, 2000, 01, 03 y 07, tres de ellas en territorio brasileño, y llegó con ésta a diez finales, la misma marca que Peñarol, dueño de cinco copas. Ambos son las máximas amenazas de Independiente, quien ganó siete.

Por su lado, el Timao arribó por primera vez en sus 100 años de historia a una instancia decisiva, aunque ya supo disfrutar las mieles de un éxito internacional, pues ganó el Mundial de Clubes de 2000, jugado en Brasil.

En caso de otra igualdad en el Pacaembú, se jugaran 30 minutos de alargue y de persistir, la Copa se decidirá por penales.

El equipo argentino llega con la novedad de la ausencia de Facundo Roncaglia, quien viajó pero difícilmente juegue (ver aparte). El reemplazante está entre Franco Sosa (más chances) y Juan Sánchez Miño (Clemente iría a la derecha). Esta es la inesperada duda de Julio Falcioni.

Enfrente, Tite alineará a los mismos once que arrancaron el partido en Buenos Aires, ya que Jorge Henrique se recuperó de un edema en el muslo. Así, Romarinho, autor del empate en cancha de Boca, será suplente.

Hay un dato en favor de Corinthinas y es que nunca perdió en la competencia y apenas le hicieron 4 goles en 13 partidos. Además, llegar agrandado luego de eliminar al campeón Santos.

El partido generó una gran expectativa y las 39.000 entradas están vendidas. Los locales son un fenómeno popular en Brasil. Con 30 millones de “torcedores”, es el equipo más popular de ese país junto con el Flamengo.

A Boca se le otorgaron 2.450 entradas, insuficientes para el requerimiento de los hinchas argentinos. Se calcula que muchos aficionados, pese al pedido de la dirigencia de la institución, llegarán a San Pablo y harán hasta lo imposible para ingresar al estadio. Por eso habrá un gran operativo policial de cerca de 1.000 agentes para evitar desmanes.

Mientras, en el césped del Pacaembú, Boca, esta vez con Falcioni de DT, tratará de volver a reinar en América. ¿Podrá el Emperador copiar lo del Lorenzo, Bianchi o Russo? Es difícil, pero el Xeneize sabe de hazañas.

AP

copa libertadores

Corinthians calienta la previa


Comentarios


Boca, por otra hazaña