Copa de la Liga: Boca dejó afuera a River con lo justo y por penales

El Xeneize venció por 4-2 en la definición desde los 12 pasos al equipo de Gallardo, luego de haber igualado 1-1 en los 90' reglamentarios. Ahora jugará ante Racing por un lugar en la final de la Copa de la Liga Profesional.

Agustín Rossi atajó dos disparos y fue el héroe de la clasificación de Boca a las semifinales.

Agustín Rossi atajó dos disparos y fue el héroe de la clasificación de Boca a las semifinales.

De un momento al otro, sólo en cuestión de horas, el favoritismo para el Superclásico se inclinó para Boca. Los 15 casos de Covid-19 que desmembraron a River en la previa del partido, le otorgaban al Xeneize una oportunidad única para cicatrizar una herida que supo abrir Marcelo Gallardo en los mano a mano con su clásico rival.

Miguel Ángel Russo tenía una nueva chance, la tercera en este año después de dos empates consecutivos, de romper con la hegemonía millonaria más allá del contexto, y recuperar cierta credibilidad dentro del Consejo de Fútbol, donde el máximo cacique Juan Román Riquelme, es su gran aliado. Aunque claro está, todo puede cambiar en el fútbol y más aún en Boca.

El DT nunca había podido ganar un Superclásico (ni en este ciclo ni en el anterior en el club) y una victoria convincente le daría aire para encarar los dos duelos que le quedan por la Libertadores, donde tendrá que ganar ambos para acceder a los octavos de final.
Boca no debía apiadarse del mazazo impensado que sufrió River con la explosión sanitaria, que lo dejó casi desnudo para afrontar este Superclásico. Nada de eso pasó.

O en parte sí, porque luego del 1-1 en los 90’, el Xeneize le ganó 4-2 en los penales a River y ahora jugará con Racing por un lugar en la final de la Copa de la Liga. Lo que Boca ni Russo pudieron hacer en una oportunidad tan propicia fue cerrar esa herida que generó Gallardo, luego de seis mano a mano a partir del 2014.

La dignidad y el atrevimiento le bastaron a River para quedar al borde de la hazaña, ante un rival cuyo DT tendrá que revisar a fondo distintas cuestiones futbolísticas y también de carácter en momentos críticos con el insólito penal que ensayó Edwin Cardona en la definición por penales.

En un contexto difícil para River, el duelo no perdió intensidad a pesar de la formación de emergencia del equipo de Gallardo, que de entrada se planteó jugarle de igual a igual a Boca.
A pesar de la falta de complejos por parte de River, la calidad individual de Boca le permitió adelantarse rápido en el derby. Buffarini trepó por la derecha, encontró a Cristian Medina en la banda, quien envió un centro medido para la entrada de Tevez, que de palomita adelantó a su equipo.


Los jugadores de River protestaron un empujón previo del Apache sobre Maidana, que el arbitro Tello ignoró. En la desventaja, el partido le pedía una obligación a Jorge Carrascal, pero el colombiano estaba muy pendiente de la proyección de Varela y se olvidaba de la misión por la que Gallardo lo puso en cancha.
A Leo Ponzio le costaba progresar, también a Enzo Pérez, que por la fatiga de juegos acumulados, se quedó en los vestuarios para el ST por una molestia.

A pesar de las dificultades para generar juego, River tuvo una chance muy clara de igualar a los 35’ cuando Fabrizio Angileri trepó por la izquierda, su centro no pudo ser interceptado por Agustín Rossi, que pifió en el primer palo, y en el segundo Montiel tuvo el gol pero se encontró con la pierna de Fabra que se lo impidió.


En el complemento Boca pudo liquidarlo con tres apariciones de Tevez, pero Alan Díaz, el joven arquero que debutaba en el clásico, estaba en su noche (casi) de gloria.
Como Boca perdonó, River lo aprovechó y a los 23’ un centro desde la izquierda de Angeleri lo encontró a Julián Álvarez, quien metió la cabeza para el 1-1.

Con el empate, River tradujo en acciones hasta el final de los 90’, su chapa de buen equipo por encima de los nombres. Por el contrario, Boca, que venía de tres derrotas en serie, deberá revertir una imagen deslucida que ni con el pase a semis pudo disimular.

La serie de penales

El primer penal de la serie lo tomó Carlos Tevez que venció con disparo alto a Díaz. Para River respondió Montiel en los dos primeros remates de la serie. El segundo para Boca fue obra de Sebastián Villa y para el Millo, Fabricio Angileri no pudo con Agustín Rossi.

El tercer turno fue de Cardona, que la quiso picar pero sin fuerza, y el chico Díaz volvió tras sus pasos para atajar el disparo. Julián Alvarez puso la igualdad 2-2 sobre tres disparos.

El cuarto penal fue convertido por Carlos Izquierdoz para Boca y Leo Ponzio no pudo con Rossi, que se estiró hacia su derecha y le atajó el disparo al experimentado volante.

Buffarini tuvo en sus pies la definición desde los 12 pasos y no falló ante Díaz, que en los 90' había sido la figura de su equipo para darle el triunfo a su equipo por 4-2, que ahora jugará ante Racing por un lugar en la final de la Copa de la Liga Profesional.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Copa de la Liga: Boca dejó afuera a River con lo justo y por penales