Cinco fiscales investigan la desaparición del policía

La procuradora Silvia Baquero Lazcano pidió reorientar la investigación que comenzó hace 12 días. Envió al fiscal general Marcelo Álvarez junto a una tropa de fiscales.



Cinco fiscales investigan la desaparición del policía

La falta de avances en la investigación para hallar al empleado policial, Lucas Muñoz, que lleva 13 días desaparecido, obligó a la Procuradora General del Poder Judicial de la provincia, Silvia Baquero Lazcano, a mover las fichas. La Procuradora envió al fiscal general Marcelo Álvarez, y los fiscales de Cipolletti, Marcelo Gómez, y de Villa Regina, Gastón Pierroni, para que se sumen al trabajo que llevan adelante sus pares Martín Govetto y Guillermo Lista de Bariloche.

Álvarez reunió ayer a la tropa de agentes fiscales y adjuntos para coordinar acciones que permitan reorientar la investigación para encontrar a Muñoz. La desaparición del oficial ayudante generó además la presencia del ministro de Seguridad y Justicia de la provincia, Gastón Pérez Estevan, del jefe y subjefe de la Policía de Río Negro, el abogado Mario Altuna y el comisario Daniel Jara, en Bariloche.

Fiscales y jefes policiales se reunieron ayer al mediodía en el edificio de Tribunales de la calle John O´Connor para coordinar el trabajo y unificar criterios, explicó tras el encuentro Pérez Estevan.

“Lamentablemente, a ciencia cierta, hoy no tenemos para brindar información que surja del expediente judicial en razón del secreto de sumario que rige sobre la prueba del expediente”, explicó el ministro a la prensa tras el encuentro.

Sostuvo que la desaparición de Muñoz “es angustiante, es preocupante. Es de gravedad institucional. Estamos hablando de un empleado policial, estamos hablando de un camarada que está desaparecido con el uniforme policial”, afirmó. Y deslizó que desde la fiscalía pedirán probablemente colaboración a fuerzas federales para la investigación.

Muñoz está desaparecido desde el 14 de julio pasado. Salió de su domicilio, ubicado en Moreno al 200, en el centro de Bariloche. Subió en una parada de esa calle a un colectivo del servicio de transporte público de pasajeros para ir a trabajar a la comisaría 42 del barrio 2 de Abril, en la zona sur de la ciudad. Allí, presta servicios desde octubre o noviembre pasado, recordó ayer su hermano Javier Muñoz.

Descendió en una parada de colectivos, ubicada en Ruta Nacional 40 (Juan Marcos Herman) y calle Tiaca, frente al barrio El Frutillar. Camino en dirección al barrio 2 de Abril, se cruzó a las 13.20 con dos agentes policiales, que caminaban por ese lugar. Después, Muñoz se detuvo a dialogar con el conductor de Chevrolet Corsa, gris, que hasta ahora no apareció. Fue la última vez que lo vieron, porque no se presentó en la comisaría, distante a pocas cuadras.

“No me cierra el hecho de que estemos sin ningún tipo de novedad, sin ningún indicio”, dijo ayer por la tarde Javier. Por la mañana los padres de Muñoz se habían reunido con Govetto en la fiscalía.

“Desde el gobernador de la provincia Alberto Weretilneck, que está pendiente de este tema, del Ministerio de Seguridad y, por supuesto, de la plana mayor de la Jefatura de la Policía nos preocupa muchísimo esta cuestión tratándose de un camarada nuestro, de un compañero de trabajo de la fuerza policial”, sostuvo Pérez Estevan.

“Así que se están arbitrando todos los medios y todos los recursos que tenemos al alcance para poder dar con el paradero de Lucas, entendiendo que nuestro deseo es encontrarlo con vida y en estado óptimo de salud”, aseguró.


Comentarios


Cinco fiscales investigan la desaparición del policía