Cae la demanda de alquileres en la región



En Neuquén esperan una reactivación de la mano de la industria petrolera, especialmente a partir de las anunciadas inversiones comprometidas por Repsol YPF tras obtener una prórroga en la concesión del yacimiento gasífero Loma de la Lata. En Roca, el negocio también tiene dificultades y vive momentos de vacas flacas. Y a nivel nacional, la ausencia de inquilinos se reflejó en una leve reducción de los precios, según estudio realizado por una universidad privada.

NEUQUEN (AN).- El mercado inmobiliario de Neuquén está deprimido y los operadores locales esperan una reactivación de la mano de las inversiones comprometidas por Repsol YPF, anunciadas luego de obtener una prórroga de la concesión del yacimiento Loma de la Lata.

El panorama difícil no es sólo propiedad de esta ciudad y tiene alcance regional. En Roca, la demanda de alquileres cayó un 30 %, según datos que manejan las inmobiliarias. Más grave aún es la caída en la venta de propiedades, donde la baja alcanzó al 50 por ciento en relación a años anteriores (ver aparte). Y a nivel nacional, la oferta de alquileres se incrementó lo suficiente como para provocar, aunque leve, una reducción en los precios de los alquileres (ver nota aparte).

Consultas efectuadas por este diario entre los operadores de la ciudad de Neuquén revelan que existe una marcada reducción en los niveles de alquiler y algunos revelaron las expectativas que tienen puestas en una reactivación a partir de una mayor inversión de las empresas petroleras, especialmente de Repsol YPF.

La relación entre alquiler y actividad en el negocio de los hidrocarburos no suena disparatada en una provincia que tiene, en esta actividad, sus mayores ingresos. En Neuquén no sólo se alquilan pocas viviendas o departamentos sino que también existen dificultades para hacer negocio con los locales comerciales. Una encuesta realizada por la cámara del sector dio como resultado que entre febrero y los primeros días de abril se cayeron 298 alquileres.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria, Marcelo Viñas, atribuyó la disminución de alquileres de viviendas a la cantidad de planes construídos por el Instituto Provincial de la Vivienda (IPVU) en los últimos años. “Ha aumentado la oferta de esas viviendas y ha disminuido la demanda”, precisó. La variedad de opciones a la hora de elegir una casa provocó “una caída de entre el 25 y el 30 por ciento en la rentabilidad del alquiler”, señaló Viñas.

Neuquén no cuenta con datos oficiales sobre la disminución de la demanda de alquileres. Según Viñas esto ocurre porque “no existe un Colegio Profesional que nos nuclee”.

La Cámara agrupa a un total de 22 inmobiliarias. Otra docena trabajan en forma independiente “pero adecuadas a la ley”, apuntó Viñas. Sin embargo, advirtió que existen unas “70 que se manejan totalmente en forma ilegal” a través de personas que, con un teléfono celular y sentados desde un bar, “alquilan y piden señas dos o tres veces por cada casa”, denunció.

Las inmobiliarias neuquinas tuvieron “una época de oro” cuando Yacimiento Petrolíferos Fiscales (YPF) pertenecía al Estado. Pero la privatización ha modificado el panorama, dice Viñas en sintonía con otros operadores.

“Las petroleras han cambiado de política y lo que hacen es otorgarle créditos a la gente que trasladan”, contó. La otra opción que manejan las compañías es la compra directa, “lo cual si intervenimos nosotros no está nada mal”, dijo presidente de esta cámara.

Otra modalidad adoptada por el nicho del mercado al que denominan “ejecutivo” es la de alquilar, pero no en la capital neuquina, sino en la ciudad de Cipolletti.

En tanto, en los comercios “ya se refleja el desastre originado por la instalación de los hipermercados”, dijo Viñas, quien sostuvo que la variante en el alquiler de locaciones comerciales está dada en los servicios, “porque ponés un negocio, pero ¿de qué?”, preguntó el presidente de la Cámara sin esperar respuestas. Un sondeo realizado entre marzo y febrero de este año contabilizó que en esta ciudad había 272 locales vacíos. A principios de este mes la Cámara revisó los número y la cifra dio 298.

En Roca cuesta encontrar a los clientes

ROCA (AR).- Este año la demanda de alquileres en Roca sufrió una baja del orden del 30%, según datos de las inmobiliarias que poseen mayor cantidad de locaciones en la cuidad. Del mismo modo, las ventas directas de las propiedades cayeron un 50% con respecto a años anteriores. La merma de la demanda por estos días no sorprende a los empresarios de este rubro quienes vienen padeciendo este problema desde hace unos seis años.

La venta directa de inmuebles fue la que sufrió la mayor recesión como consecuencia de dos fenómenos. Primero, por el flujo de personas que abandonan los alquileres o desisten en comprar viviendas. Desde hace dos años, el IPPV entregó en Roca más de 600 viviendas. Esto movilizó a numerosas familias a trasladarse a los planes de vivienda quitando así ese margen de mercado que tenían las inmobiliarias. Y el segundo motivo está vinculado a los bajos ingresos que perciben los jóvenes que recién se inician en el campo laboral y que deriva en un refugio seguro: la casa de los padres, algo muy frecuente por estos días.

El panorama recesivo se visualiza mejor en las propiedades que tienen un valor muy alto. Por ejemplo, en aquellas casas que superan los 800 pesos.

“Es en estos casos donde nosotros ya no tasamos más el valor del alquiler al 10 por ciento de precio total de la vivienda. Ahora los precios cayeron muchísimo”, aseguró el dueño de una inmobiliaria roquense. Tan es así que una casa por el valor de 100.000 pesos se paga un alquiler mensual de 600.

Se estima que Roca tiene aproximadamente más de 1.000 locaciones para la venta y para alquilar, entre monoambientes, casas, chacras, y locales para el comercio.

Es una característica de la cuidad mantener una fuerte cartera de clientes que alquilan departamentos y casas pequeñas. Esta porción está integrada principalmente por estudiantes universitarios quienes representan alrededor de un 70% de la totalidad de la oferta de locaciones.

Esta porción del mercado se maneja con precios de departamentos que varían entre los 200 y 500 pesos, valores que se han mantenido en el tiempo.

La oferta aumentó mucho en Buenos Aires y los precios bajaron poco

BUENOS AIRES, (Télam).- La oferta de viviendas en alquiler en la Capital Federal y el gran Buenos Aires creció en el año 2000 un 6,9 por ciento lo que determinó una baja del precio de las locaciones de un 0,5 por ciento anual, según datos privados.

Estas cifras están contenidas en el capítulo referido a alquileres del informe sectorial sobre construcción y mercado inmobiliario elaborado por el Departamento de Economía y Finanzas de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).

La Unión Argentina de Inquilinos, entidad que defiende los derechos de los locatarios, indicó que los principales reclamos que reciben se deben a la dificultad de afrontar el pago de alquileres, los desalojos anticipados e inconvenientes con las garantías exigidas por el locador.

El informe de la UADE indicó que la oferta de alquileres creció debido a “la recesión en el tramo compra-venta y porque se percibe una rentabilidad aceptable asociada a un bajo riesgo de capital”.

A esto se le suma la posibilidad que actualmente tienen los propietarios de casas en alquiler de consultar bases de datos para averiguar la condición financiera de sus posibles locatarios, y reducir, en algunos casos, el riesgo de contratar con un locatario insolvente.

El precio de los alquileres bajó un 0,5 por ciento debido al aumento de unidades ofertadas. No obstante, la rentabilidad continuó siendo interesante y con un aceptable grado de seguridad, al menos en términos de superar a la obtenida por un plazo fijo, indicó el estudio.

En el informe se simuló, con datos del mercado, un alquiler típico de dos años de un departamento, lo que permitió verificar que en el largo plazo es la alternativa más rentable para el pequeño inversor si se la compara con el plazo fijo y la compra de acciones.

Desde el punto de vista numérico, el informe indicó que la rentabilidad anual del alquiler fue del 12,3 por ciento, incluyendo gastos de entrada y salida y de mantenimiento, frente a un 7,7 por ciento anual calculada para un plazo fijo en pesos. En el caso de activos indexados por el Merval, la rentabilidad fue negativa, de -7,5 por ciento anual.

En tanto, José Luis García Ventureyra, de la Unión Argentina de Inquilinos, dijo que la recesión motivó que muchos locatarios pidan facilidades para pagar sus alquileres.


Comentarios


Cae la demanda de alquileres en la región