Calles pobladas y tránsito a pleno, lejos de la cuarentena

Las recomendaciones, las noticias y las malas experiencias recientes no fueron suficientes para que la gente se quede en casa. Desde temprano hasta las 18 el movimiento se asemeja bastante al de un día normal. Hay que tomar conciencia.



1/3
Así estaba ayer la calle Tucumán, junto al Banco Nación en Roca. A pesar de las sillas dispuestas, la gente no dejó de hacer colas.

Así estaba ayer la calle Tucumán, junto al Banco Nación en Roca. A pesar de las sillas dispuestas, la gente no dejó de hacer colas.

2/3
Evita y San Juan, casi como un día normal en esa parte de Roca.

Evita y San Juan, casi como un día normal en esa parte de Roca.

3/3
La cola más ordenada fue la de un supermercado.

La cola más ordenada fue la de un supermercado.

Quedate en casa es quedate en casa. Tan clara la consigna que no admite ninguna otra interpretación. Pero está claro que no alcanza para que se entienda que estar en la calle es sinónimo de riesgo. Y no por los problemas habituales de la calle, sino por algo vital como la salud.


El escenario en las arterias de la región es como el de un día normal desde las 8 de la mañana hasta las 18, cuando cierran los comercios habilitados para atender y no queda otra opción que volver cada uno a su domicilio.


El escenario caótico vivido la semana pasada con las colas de los bancos con jubilados y beneficiarios de Asignación Universal parece no haber servido de enseñanza y, aunque en ese sector se pudo ordenar un poco la atención, hoy siguen muchos en las calles.


Para que quede claro: hay cuarentena en el país, hay restricciones, multas y hasta cárcel para los infractores, pero ni siquiera ese combo logra contener a los que sin razones circulan.


Hay una generosa lista de permitidos, pero también una más extensa nómina de gente que no debería salir de sus casas. Los callejeros de este último sector parecen confiados en que el virus no es asunto de todos. Y lo es, tanto que ya las mismas autoridades rionegrinas alertaron de que hay “circulación comunitaria” del coronavirus y recomiendan el uso de barbijos, que pocos han adoptado como conducta cotidiana.


Se trata de una responsabilidad personal de sentido colectivo: cuidarse y cuidar a los demás. Se comprende la necesidad de cobrar, pagar servicios, resolver urgencias, pero una extensa cola en una boca de pago que no respeta distancias ni la menor condición sanitaria se convierte en un peligro comunitario.


Si estamos en la calle, no solo arriesgamos nuestra salud, sino la de muchos otros, porque el virus está entre nosotros y los contagiados se multiplican a velocidad inmanejable.


En las colas se puede ver gente con tos, resfríos, sin barbijo y sin otros cuidados. Tal vez solo sean tos y resfrío. ¿Y si fueran síntomas efectivos del coronavirus no declarados? Muchos, sin darse cuenta, pueden estar exponiendo a los demás. Otros exponiéndose. No olvidemos los asintomáticos. Difícil determinar dónde circula efectivamente el virus.


Decididamente, debe tomarse dimensión de la gravedad de lo que ocurre. No es lógico ver un trajín de autos y personas en medio de una cuarentena preventiva y obligatoria.


Si se puede cortar drásticamente la circulación a las 18, sería deseable que los que no lo necesiten, no salgan a ninguna hora. La cuarentena no es un capricho.


Así debe ser el distanciamiento social

Siempre tomando como fuente la cartera de Salud de Nación, las siguientes son las pautas del distanciamiento social, que además con la cuarentena se endurecieron más:
• Que dejes una distancia de 1 metro entre vos y otros.
• Que evites las multitudes y las reuniones masivas (con la cuarentena no están permitidos encuentros masivos).
•Que evites pequeñas reuniones en espacios. cerrados.
• Que evites dar la mano, abrazar o besar a otras personas.
• Que no compartas el mate, vajilla, y utensilios;
•Que evites visitar a personas vulnerables, como las que se encuentran en centros de atención para personas mayores u hospitales, bebés o personas con sistemas inmunes comprometidos debido a enfermedades o tratamiento médico.


Ante estos síntomas hay que pedir atención

La página oficial del Gobierno nacional recomienda que ante cuadros de fiebre, tos, dolor de garganta y dificultades para respirar se haga una consulta inmediata al área de Salud Pública de cada ciudad. Lo aconsejable es no ir al hospital y en cambio que un profesional vaya a domicilio, una vez que se evalúe el relato del paciente.
En todos los casos, se recomienda no automedicarse.
La misma página explica que el virus se transmite de una persona a otra a través de las gotas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando la persona infectada tose, estornuda o habla, por contacto con manos, superficies u objetos contaminados. Por eso es importante mantener distanciamiento social y tomar las precauciones de contacto.


Comentarios


Calles pobladas y tránsito a pleno, lejos de la cuarentena