Cariño y solidaridad para Mario, el vendedor de tortas fritas

Chocó con un auto el 27 de abril y desde entonces se encuentra en el hospital de Roca y le amputaron un dedo de un pie. Las muestras de afecto y apoyo se multiplican cada día.



#

Mario Fernández ayer, en su cama del hospital roquense. Hasta allí le llegael cariño de la gente, pero el hombre quiere “irse ya”.(Foto: hebe rajneri )

Don Mario recibe con la sonrisa honesta y los ojos alegres a quien entra a su habitación del hospital de Roca, donde está internado desde hace más de una semana. Desde su cama da la mano, firme y curtida, y habla en un susurro de sus ganas de “irse ya” de ahí y volver a la calle.

El miércoles 27 un auto que intentaba un sobrepaso en la Ruta 22 lo arrolló, mientras el hombre de 64 años se dirigía hasta su improvisado puesto de venta de tortas fritas, en una pequeña moto. Uno de sus pies quedó muy dañado, y hace unos días tuvieron que amputarle un dedo.

Y pese a su pie seriamente herido, al dolor y a estar inmovilizado en esa pieza, el hombre de las tortas fritas “inigualables” no perdió ni un poquito de su espíritu. Porque además de la incondicionalidad de su familia, a Mario le llega todos los días el cariño de muchísimas personas, que se acercan desde que sufrió el accidente, para saludarlo, darle apoyo y ayudarlo con lo que pueden. Cuesta poco descifrar el por qué de tanto cariño: bastan unos minutos de charla con él para una empatía automática.

No sólo son roquenses los que se arriman hasta el López Lima. “Ha venido gente de Bahía (Blanca), de Cutral Co, de Zapala; hasta de Mendoza”, contó Mario, sin poder disimular cierta emoción ante el cariño que las personas le expresan. “Es que yo tengo 47 años de calle; me conocen todos”, agregó, seguido de una larga sonrisa.

Aparte de los particulares, llegaron hasta el hospital representantes del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, que le prometieron una pensión. También desde el área de Promoción Social del municipio le otorgaron una ayuda económica y algunos elementos para su casa.

María, una de las hijas de Mario, contó que como su madre y ella están abocadas a tiempo completo a cuidar a su padre, el único dinero del que disponen en este momento sale de las donaciones de la gente. Es que además están internadas otras dos hermanas, y entre ella y su madre se dividen las horas del día para cuidar a los tres. “Y cuando podemos dormimos”, subrayó María.

Dónde y cómo se lo puede ayudar

En Facebook se creó la página “Ayudemos a MARIO”, de más de 1.600 personas,

Cualquier ayuda se puede acercar Al hospital Francisco López Lima, de 17 a 19, en el área de internación.

También desde la página aportaron un teléfono celular, el 0298-154251991, a través del que se pueden coordinar las ayudas.


Comentarios


Cariño y solidaridad para Mario, el vendedor de tortas fritas