Carta de un peronista a un ex



Cipolletti

A Miguel Ángel Pichetto: en días muy difíciles para mí encontré en tu persona ayuda y apoyo. Cuando todo se me desbarrancó, tuviste palabras de contención y aliento. Estas cosas no se olvidan, fuera de toda cuestión.

Pero ahora estoy hablando de lo que ha sido el leitmotiv de tu vida, es decir, la política. No soy yo quien para juzgar a un compañero por sus actos en esta cuestión pero, como creo habértelo escuchado, estos son momentos decisorios para esta instancia histórica.

Podría, sin compartirlo, entender la conformación de otro espacio peronista, dando por descontado que, cuando hubiera que elegir entre blanco o negro, no tendrías ninguna duda. Pero ni en mis peores delirios políticos, jamás, hubiera imaginado que tu desazón por lo que podríamos llamar el destrato de un gobierno nacional a tus dos candidaturas a gobernador de Río Negro te llevaría a actuar como hoy lo estás haciendo. Yo te apoyé sin resquemores porque, al fin y al cabo, representabas al peronismo en nuestra provincia. Pero hoy, Miguel, ¿a quién representás?

¿Cómo podés pensar que el lamentable lugar que les correspondería a los radicales lo vas a, lamentablemente, ocupar vos? ¿En nombre de quién? No del mío, desde luego, que pienso que el actual presidente, más que un hombre del capitalismo (como te gustaría que fuera), es un fiel representante de la oligarquía financiera, que en la Argentina viene a ser el anticapitalismo. Y con esta patria financiera ya sabemos a qué barranco nos dirigimos.

Como te sé un hombre de lecturas políticas, te recomiendo que repases los consejos de Maquiavelo al Príncipe: “En política hay algo peor que una traición, y es un error”. En este caso, Miguel, la historia -antes de olvidarte- te va a juzgar por los dos.

Que Dios te perdone, yo no puedo.

Ing. Juan Luis Gardes

DNI 8.002.229


Comentarios


Carta de un peronista a un ex