Cartas: El virus coronado





Yo veo que una microscópica bolita desafía y hace temblar las estructuras que ensoberbecen a los poderosos de este mundo.

Benditos sean los humildes de corazón.

No somos más que simples mortales, pero tenemos el don de la vida en nuestras manos.

Que eso no se olvide.

Vamos a vivir con gratitud. Hoy es un nuevo día y mañana será otro. Estoy cerca suyo de corazón.

Cada lugar donde usted deposita su amor, y su dedicación, acaba volviéndose un poquito de lo que usted es. Yo tengo la certeza de que la suma de todo eso lo transforma en una persona extraordinaria.

Abrazo fraterno

Alberto Félix Suertegaray

DNI: 14169481

Roca


Temas

Coronavirus

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cartas: El virus coronado