La manipulación del poder





*por Jesús Antonio Fernández Olmedo

Los paros y protestas que están ocurriendo en Bolivia, máxime en la zona de Santa Cruz de la Sierra, el oriente boliviano más rico y petrolero, así como la violencia desatada, son síntomas de un sistema agotado y que ya no tiene nada que ofrecer.
Por todas partes de este desgraciado planeta se observa la misma sintomatología de raíz, lo que ocurre que en unos lugares se manifiesta de una forma y en otros de otra.
¿ Qué le pide el gobierno a la gente, que pare las protestas y que sean pacíficos? Si ya no tienen qué comer.
Una parte del poder ha paralizado los camiones con alimentos así como gasoil, que ya no hay.
Un problema en el establecimiento del censo del país es lo que aparentemente ha generado el problema pero realmente son las luchas por quién acapara más poder en sus manos.
Manipulaciones del censo, ciudadanos que llevan 9 años muertos y siguen votando en elecciones, gente que vota desde fuera del país 4 veces porque tiene 4 carnets de identidad y etc…
¿ Cómo le puede pedir un gobernante a su gente que pare la violencia y el es el principal artífice de la violencia?
Claro, sí , una violencia ejercida de forma sutil, manipuladora y durante varios años que no es la violencia callejera que es más tipo escénica pero violencia psicológica al fin y al cabo y económica.
Si no dejan circular ni a las ambulancias, entonces la cosa ya es muy grave.
Estos gobernantes de hoy no gobiernan sino que manipulan y manipulan hasta que su acción les explota en la cara.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La manipulación del poder