Casa cerrada, justicia demorada

A 7 meses del crimen de Monópoli, esperan una pericia



#

Familiares y allegados de la mujer asesinada en Villa Regina se manifestaron ayer frente a la vivienda.

VILLA REGINA

Allegados de Ana Monópoli, asesinada el 17 de setiembre en su casa céntrica de Villa Regina, se manifestaron ayer en las puertas de la vivienda para reclamar justicia y el esclarecimiento del hecho. La víctima, de 70 años, fue atacada por una o más personas dentro de su domicilio de la calle Don Bosco 151. Con un elemento cortante le provocaron una profunda herida en el cuello.

Unos 40 días después del crimen la policía detuvo a un joven de 19 años, Andrés Vidal, como presunto autor. El mismo joven fue imputado además por el homicidio de Luis Starkloff, que había ocurrido el 22 de marzo anterior en Godoy.

El titular del Juzgado de Instrucción 20 de esta ciudad, Federico Dalsasso, procesó a Vidal y dispuso su traslado al Penal 2 de Roca, donde el imputado se ahorcó con una sábana pocas horas después de su ingreso.

Desde setiembre la casa de Monópoli permanece totalmente cerrada y con custodia policial, ya que se espera una demorada pericia para elaborar un perfil psicológico de el o los autores.

Claudia y Sivina Koloszyc, hijas de la víctima, encabezaron ayer el pedido de justicia en las puertas de la casa y una volanteada en las calles de Regina. "Estamos a siete meses del asesinato, hubo algunos avances y ahora lo que estamos queriendo es reclamar el cumplimiento de una pericia.

Lo que queremos con el acompañamiento de la gente es pedir que los tiempos se apuren; que se concrete la pericia para que la casa se pueda abrir, podamos entrar y tener avances", indicó Claudia. Las hermanas explicaron además que hasta ahora la pericia no se realizó porque "falta la designación de un psicólogo" para el equipo que realizará la autopsia psicológica. "Nosotras hemos tomado contacto con un psicólogo que está dispuesto y falta que se reúna con el juez para que se realice el nombramiento", indicaron.


Comentarios


Casa cerrada, justicia demorada