Casa de madera y chapa, apoyada sobre palafitos



1
#

2
#

3
#

4
#

5
#

6
#

7
#

La flexibilidad en el armado de los espacios interiores y exteriores es una de las características de esta obra del estudio “FRAM Arquitectos”, pensada para una familia joven que valoriza la limpieza visual y el contacto con la naturaleza.

“Casa Dique” es una obra del estudio “FRAM arquitectos”, liderado por el roquense Franco Riccheri y Agustín Mendiondo, que fue galardonada en una de las categorías del Premio Nacional ARQ-FADEA, certamen organizado por ARQ-Clarín y la Federación Argentina de Entidades de Arquitectos (FADEA), a fin del año pasado.

“Dique Luján está ubicado en la zona norte de Buenos Aires y delimitada por el río Luján y el canal Villanueva. Se trata de una localidad que reúne las características de los pueblos típicos del Delta: tierras bajas rodeadas de grandes espejos de agua que favorecen el desarrollo de una vegetación abundante y de carácter tropical. Estas particularidades geográficas y ambientales han tenido a lo largo de la historia una influencia directa en la “arquitectura del Delta” y consideramos necesario estudiar este diálogo a la hora de abordar el proyecto”, describieron los profesionales al presentar esta obra.

El terreno se caracteriza por la cercanía al río Luján, (cuyo cauce sufre crecimientos esporádicos marcando una cota de inundación máxima de un metro sobre el nivel cero) y la presencia de varios ejemplares arbóreos, entre ellos un nogal Pecanero y un ciprés Calvo típicos del Delta del Paraná.

Estos datos fueron determinantes a la hora de implantar la casa en relación a su entorno; tanto en horizontal, respetando e incorporando la vegetación existente, como en vertical, ubicando el nivel de piso terminado por sobre la cota de inundación. Esta última condición remite directamente al carácter de las construcciones tradicionales del Delta, disociando el plano de habitar del de expansión natural.

La casa se implanta en sentido longitudinal sobre el lado sur del lote, aprovechando la dimensión del mismo y liberando la mayor superficie de terreno hacia las buenas orientaciones. Tanto la disposición programática como el corte de la casa responden directamente a esta decisión. Los locales de servicio apostados sobre el límite sur y los principales sobre el opuesto, ganando orientación y apertura hacia el terreno.

Una circulación longitudinal en la que se suceden instancias de guardado, distribución y llegada, hace de límite entre los locales de menor y mayor dimensión a la vez que coincide con la posición de la cumbrera. De esta manera se produce una asimetría en la sección de la casa que se refleja directamente en los faldones de la cubierta. Esta se proyecta de libre escurrimiento y pendientes pronunciadas debido a la presencia de ejemplares de hoja caduca.

Tres patios interrumpen la continuidad del techo. El de mayor dimensión auspicia de llegada a la escalera desde el terreno a la vez que funciona como espacio exterior de expansión, buscando recuperar lo perdido al levantar la casa. “El Patio del Nogal” rodea el árbol existente conservándolo e incorporando su tronco al paisaje interior de la casa. Por último se ubica un vació coincidiendo con el hall de acceso para tamizar la relación visual con el vecino.

Una galería corrida de profundidad constante, salvo al fundirse con el patio de acceso, recorre todo el frente de la casa y remite nuevamente al carácter arquitectónico isleño. Dado que no existían restricciones para acceder al lote con transportes tradicionales, la separación de la casa del suelo se resuelve mediante la ejecución de tres vigas de hormigón armado que apoyadas sobre una serie de fustes refieren a los palafitos típicos de las islas del Delta.

Una sucesión de pórticos estructurales de madera se posan sobre las vigas. Los mismos delimitan tanto los espacios interiores como exteriores, siendo a la vez estructura portante y espacial. Esta lógica constructiva se aleja del sistema tradicional del Baloon-frame, permitiendo flexibilidad en el armado de los espacios interiores y exteriores así como en las dimensiones y cantidades de aventanamientos.

Fotos:

Fernando Schapochnik

Más fotos en rionegro.com.ar/propiedades

“El Patio del Nogal” rodea al árbol más singular que tenía el terreno e incorpora su tronco al paisaje interior de la vivienda: una gran decisión.

Datos

“El Patio del Nogal” rodea al árbol más singular que tenía el terreno e incorpora su tronco al paisaje interior de la vivienda: una gran decisión.

Comentarios


Casa de madera y chapa, apoyada sobre palafitos