Castración, la opción más importante para cuidar a las mascotas

Desde el punto de vista de control poblacional, salud reproductiva y salud pública, es el método más efectivo y puede considerarse un modo preventivo de tumores.





La castración debe ser la primera elección al momento de pensar en un método para controlar la reproducción en nuestras mascotas.

Desde el punto de vista de control poblacional, salud reproductiva de la mascota y salud pública, es el método mas efectivo y puede considerarse como medida preventiva y curativa ante la presencia de tumores. También es parte de la tenencia responsable de mascotas que debemos cumplir como propietarios.

La castración es una intervención quirúrgica en la que se produce la extirpación de los testículos en el perro y de los ovarios en la hembra.

En perros machos, desaparece la producción de testosterona, por lo que se inhibe el deseo sexual y la dominancia, y así disminuye la agresividad. Además previene el posible desarrollo de una hipertrofia prostática benigna. En hembras, se eliminan hormonas y desaparece el celo. A nivel orgánico, hay evidencia de que la castración disminuye considerablemente el riesgo de padecer tumores mamarios. Con actividad y alimentación adecuada no existe aumento de peso.

Valor

$ 4000
es el precio mínimo de la cirugía. Para perros mestizos la mayoría de los municipios lo hace en forma gratuita.

No hace falta esperar que el animal tenga el primer celo para realizar la esterilización. El veterinario determinará cuándo la hembra esta en condiciones de operarse, pero se puede programar a partir de los 6 meses. Lo mismo pasa con los machos.

“Incluso es mas efectiva la castración de machos para el control del exceso de población canina ya que el macho puede procrear muchos más cachorros por año que una hembra”, explica Fernando Hondagneu Roig (MP 258), médico veterinario de Roca.

“Si bien existen métodos anticonceptivos orales e inyectables para las hembras, estos deben ser indicados y controlados por un médico veterinario porque tienen efectos secundarios y contraindicaciones que pueden producir graves problemas de salud”, asegura Roig

La duración de la operación en un macho es de media hora, y en las hembras 1 hora. Hay que tener en cuenta que es una cirugía con anestesia total. Los riesgos son los mismos que tiene todo acto quirúrgico por lo que deben tomarse todas las precauciones dependiendo de cada paciente en particular, concluye Roig.

Cuidados luego de la cirugía


* Si bien no suele ser traumático, se debe controlar que la herida no se infecte.

* Prevención de la aparición de dolor: con analgésicos y antiinflamatorios. A veces se pueden pautar antibióticos.

* Protección de la herida: se utilizará un collar isabelino o camisetas de algodón.

* Los primeros días luego de castrar al perro hay que mantenerlo en un lugar tranquilo.


Comentarios


Castración, la opción más importante para cuidar a las mascotas