Cautela y respaldo radical a De la Rúa en Río Negro

El Frente Grande avaló al renunciante vicepresidente "por su ejemplo".



VIEDMA (AV).- El oficialismo de Río Negro se mostró ayer cauteloso por la renuncia de Carlos Alvarez, pero -automáticamente- alineado al presidente Fernando de la Rúa. En contrapartida, el Frente Grande respaldó al vicepresidente por "su ejemplo: ninguna contemplación con los corruptos, ningún acuerdo con los especuladores de la política".

En cambio, unos y otros asumen posiciones expectantes para pronosticar el futuro de la Alianza en Río Negro. "Habrá que ver sí todo queda sólo en la partida de Alvarez", advirtió el radical Jorge Pascual. Similar evaluación partió de Eduardo Chironi: "hay que esperar para la evaluación y observar qué actitud asumen los hombres del Frente Grande en el gabinete".

Luis Falcó, presidente de la UCR rionegrina, manifestó que, Alvarez "abandona el barco" y que, al hacerlo, "hace política testimonial, algo que a los argentinos no les sirve. Les sirve más Chacho desde el cargo de vicepresidente que desde el llano". Agregó que Alvarez "no habla sobre Tonietto ni los concejales de Avellaneda, ni de los claroscuros de los cuatro años del Frepaso. Nosotros tenemos más de 100 años. El abandona el barco y se queda en una isla. Habría que mirar a qué barco se va a subir".

Por su parte, el vicegobernador Bautista Mendioroz dijo que "Chacho fuera del gobierno es más complicaciones para el gobierno y para el país. A mí me hubiera gustado que se quedara. Sobre todo, porque es el presidente del Senado y es mucho lo que puede hacer sobre este tema" de los sobornos.

Anoche, en el hotel Castelar, los legisladores Chironi y Guillermo Wood escucharon las razones planteadas por Alvarez. Por cierto, ambos llegaron a Capital Federal con respaldos contundentes. Wood explicó que "la renuncia es lógica porque las medidas de De la Rúa van contra el objetivo de Chacho de luchar por transparentar la situación del Senado". Chironi habló de "una acción política concreta de un dirigente en serio". Los dos se habían reunido el último viernes con Alvarez y escucharon del vice su ratificación en luchar contra la corrupción.

La sorpresa alcanzó al ministro Daniel Sartor cuando recibió la noticia. En especial, las derivaciones de la maniobra constituyen para Sartor un reto difícil a sus pretensiones. Por ejemplo, el objetivo de consolidar en Río Negro a Julio Arriaga a través del respaldo político de Alvarez. Pero, igualmente no dejó dudas de su alineación: "hay que cerrar filas y defender la figura del presidente de la Rúa. Igual actitud deberían asumir todos los políticos ante esta crisis institucional".

Pascual estimó que no habría "repercusiones en Río Negro" pero hay que esperar "las acciones del Frente Grande aunque inicialmente parece tratarse de la partida de Alvarez. Este hecho recién se está escribiendo", advirtió.

Por su parte, dirigentes del Frente Grande -entre ellos, Omar Lehner, Arriaga y funcionarios provinciales como Alfredo Martin y Oscar Meilán- apoyaron anoche al ex vicepresidente, identificándose con su "prédica y conducta". "Sólo con transparencia y honestidad podrá recuperarse la política como instrumento de cambio".

El ministro Gustavo Martínez dijo que el vicepresidente no debe pugnar con el presidente. "Un alto protagonismo, o aún peor, exteriorizaciones de contrapunto" con los presidentes coloca a los vices "como cabeza de quienes no quieren la continuidad institucional".

Hasta el lunes

El gobernador Pablo Verani prefirió anoche no opinar todavía sobre la renuncia del vicepresidente Carlos Alvarez.

Afirmó que recién efectuaría un análisis periodístico el próximo lunes mientras requirió un mayor plazo de evaluación porque, entre otras razones, se mostró afectado por las recientes sesiones de quimioterapia.

Verani llegó pasadas las 17 al comité central convocado por el expresidente Raúl Alfonsín.

Participó de la redacción del comunicado partidario y con la mayoría de las autoridades de la mesa radical siguió por televisión el mensaje de Alvarez.


Comentarios


Cautela y respaldo radical a De la Rúa en Río Negro