Cerebro del 11-S afronta pena de muerte

El caso fue enviado a una comisión militar de pena capital, lo cual quiere decir que, de ser hallados culpables, los cinco acusados podrían ser condenados a muerte





AP

El acusado tiene ahora 44 años. Algunos dudan de su confesión de culpabilidad.

WASHINGTON.- El autoproclamado cerebro de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, Jalid Sheij Mohamed, y otros cuatro sospechosos podrían enfrentar la pena de muerte, dijo ayer el Pentágono al anunciar que su caso será juzgado por una comisión militar en la base estadounidense de Guantánamo. El caso fue enviado a una “comisión militar de pena capital, lo cual quiere decir que, de ser hallados culpables, los cinco acusados podrían ser condenados a muerte”, explicó el Departamento de Defensa en un comunicado. Mohamed era un líder clave de Al Qaeda cuando fue capturado en Pakistán en 2003 y trasladado a Estados Unidos. El ex “número tres” de la red terrorista Al Qaeda, es considerado el autor intelectual de los atentados, cosa que también reconoció. “Fui responsable de la planificación de las operaciones de la A a la Z”, dijo, según dio a conocer el Pentágono en marzo de 2007. El hombre de 44 años al parecer también confesó otros crímenes terroristas. Hay quienes dudan de la credibilidad de su confesión y hacen referencia a informaciones según las cuales fue duramente torturado. Mohammed nació en Kuwait en 1964 ó 1965. Al parecer su padre es oriundo de la provincia paquistaní de Baluchistán. En los años 80 estudió en Estados Unidos, donde se recibió de ingeniero. Los otros cuatro acusados son su sobrino Ali Abdul Aziz Ali, así como Walid Muhammad Salih Mubarak Bin ‘Attash, Ramzi Binalshibh y Mustafa Ahmed Adam al Hawsawi. Los cinco afrontan entre otros cargos por terrorismo, conspiración, asesinato, ataque a civiles, ataque a objetivos civiles, lesiones corporales intencionales, destrucción de propiedad y secuestro de aeronave. Las acusaciones se conocen desde mayo del año pasado, cuando fueron presentados los nuevos cargos. Inicialmente habían sido acusados durante la administración del entonces presidente George W. Bush, pero los cargos fueron retirados cuando Barack Obama llegó a la Casa Blanca, en 2009. La administración Obama pretendía transferir el caso a una corte civil como parte de su esfuerzo por cerrar Guantánamo, pero tuvo que echar marcha atrás al toparse con una fuerte oposición en el Congreso, de ahí que tuvieran que reformular las acusaciones en 2011. El anuncio realizado ayer acerca a los cinco sospechosos un paso más al juicio, en el que según se indicó serán procesados de forma “conjunta” y no individual. De acuerdo con las normas, la primera audiencia, para la lectura formal de los cargos, tendrá lugar en el plazo de 30 días a partir de ayer. Hasta entonces, se debe haber elegido al juez militar que estará encargado del caso. De todos modos, se espera que el juicio en sí tarde aún en comenzar. Según recordaba el diario “The Washington Post”, se deberán volver a litigar todas las cuestiones que habían surgido previo al anterior juicio, incluidas las peticiones de autorrepresentarse que habían hecho los acusados, así como una demanda por dudas sobre el estado mental de Binalshibh y Hawsawi. Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 dejaron un saldo de aproximadamente 3.000 muertos. (DPA)

El pentágono


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cerebro del 11-S afronta pena de muerte