Cierre de Musimundo: “Sabíamos que a fin de año no llegábamos”, dijo uno de los exempleados



Un 80% -de las personas desvinculadas- tenemos familia y gente a cargo”, aseguró, en diálogo con La Comuna, uno de los trabajadores despedidos, tras el cierre de la sucursal de Roca, ayer.

“Sabíamos que a fin de año no llegábamos”, comentó el joven, quien pidió reserva de su identidad. Si bien no los sorprendió la noticia, temen por su futuro y el sostén de sus hogares. Es que el triste desenlace en la empresa de electrodomésticos le costó el trabajo a nueve roquenses que se empleaban en la sucursal, y unas tantas más, en gran parte de la Patagonia.

En razón de doce horas, se quedaron sin fuente de ingresos y deberán resolver como mantendrán a sus familias. Lo cierto es que los empresarios se comprometieron a pagar las indemnizaciones y eso arrojó algo de calma entre los afectados.

“Teníamos miedo de que pasara como Saturno o Lucaioli que suspendió a los empleados y se fueron sin un peso”,

confió el muchacho.

Si bien ahora tendrán que salir a buscar un puesto de trabajo -en este difícil contexto económico-, el joven aseguró que aceptan la situación “mientras se cumpla con los pagos, como vienen haciendo con el resto de sucursales”.

Todo se desencadenó ayer martes (24/09) cuando el gerente regional se acercó a la sucursal de calle Tucumán al 1200, acompañado de otros dos representantes de la empresa, y anunciaron el cierre definitivo a los empleados.

“Nos comentó que la situación era insostenible, que la empresa decidió quedarse con las sucursales del norte y que estaban pagando las indemnizaciones al 100% como corresponde por ley”,

dijo el hombre.

La semana pasada cerraron unas trece sucursales de esta firma en Buenos Aires y luego empezaron los cierres en Río Negro y Neuquén, con el de los locales en Cipolletti, Viedma, San Antonio Oeste, Zapala y Cutral Co.

“El lunes de esta semana cerró Catriel, luego Neuquén. Sólo quedábamos las de Choele Choel, Regina y Roca. Ayer a la tarde cerró Regina y ahí ya sabíamos que nos tocaba a nosotros”, dijo con cierta indignación.

Empezaron a cerrar sucursales de Cipolletti, Zapala, Cutral Co, Viedma, San Antonio, y así íbamos viendo que cada vez se acercaba más el final”,

extrabajador de Musimundo de Roca

Ahora tiene la esperanza de conseguir algún trabajo de acá a lo que queda del año. “De enero a marzo muere todo, y es casi imposible conseguir algo porque se para todo”, explicó.

Los más jóvenes tal vez no tenían tantas responsabilidades, pero sí una gran parte de nosotros. Uno de los chicos más nuevos tenía contrato que renovaba todos los meses, no estaba fijo aún. Y se va con el último sueldo, nada más”, comentó.

La expectativa de los exempleados está puesta en los primeros días de octubre, fecha en la cual comenzarían a cancelar las indemnizaciones, lo que definirá el estado de ánimo a futuro.

Cierres en cadena


No fue sorpresivo para los empleados. El cierre -dominó- de varias sucursales de Buenos Aires y el sur indicaba que la realidad no sería diferente en Roca. “Tal vez si sucedía el año pasado nos hubiera dejado más descolocados”, confió.

Hace un año ya veíamos esta situación en el día a día, la veíamos también con los clientes”,

empleado desvinculado de Musimundo en Roca

Contó que en 2019 el punto de inflexión fue el cierre en la sucursal de Bariloche, bajo el argumento del costo logístico por las distancias. Después cerró Allen y desde ese momento empezó la incertidumbre para ellos, porque la baja de persianas se acercaba cada vez más.

“Nadie nos vino a decir nada, solo nos manejábamos con lo que sabíamos o hablábamos con compañeros de sucursales que cerraban y nos íbamos armando una idea de lo que estaba pasando”, confesó.


Comentarios


Cierre de Musimundo: “Sabíamos que a fin de año no llegábamos”, dijo uno de los exempleados