Clases suspendidas en el secundario de Neuquén sobre el que cayeron dos máquinas

En el CPEM 46 no habrá actividad hasta que esté garantizada la seguridad. Ayer, dos máquinas que trabajaban en el predio aledaño al establecimiento cayeron a centímetros de la pared de un aula.



Por el siniestro no habrá clases en ninguno de los turnos en el CPEM 46. Gentileza

Por el siniestro no habrá clases en ninguno de los turnos en el CPEM 46. Gentileza

Ayer por la tarde, dos máquinas que realizaban tareas en un predio aledaño a un secundario de Neuquénm, el CPEM 46, volcaron y cayeron en inmediaciones a una pared de un aula. Por el hecho, los directivos del establecimiento decidieron no dictar clases en ninguno de los dos turnos, hasta tener certezas sobre el daño edilicio.

Funcionarios del Consejo Provincial de Educación, representantes del gremio, directivos y docentes realizaron, esta mañana, un recorrido por el colegio para evaluar la magnitud del siniestro.

En el acta se asentó que la Subsecretaría de Obras Públicas se comprometió a realizar un informe completo de la situación. Además, se dejó por escrito que "no se podrá realizar actividad alguna en las aulas y oficinas, mientras esté en marcha la obra". Se estableció, también, que "se hará un muro contención con la altura suficiente para completar la seguridad".

La directora del establecimiento, Adriana Morán, dejó expresa la "necesidad de retomar las clases una vez que estén las garantías reales para la seguridad de la comunidad educativa el CPEM 46", más allá de las aulas afectadas directamente por el impacto de las máquinas.

El secretario general de ATEN Capital señaló que hasta tanto no esté determinado el daño exacto en un informe no se van a retomar las clases. Indicó que "en el mejor de los casos", se retomarían el lunes, aunque todavía no hay certezas.

El gremialista enfatizó que aunque la obra es de gestión privada, es el Estado Provincial el que debe garantizar la seguridad de los estudiantes y los docentes. "Lo que pasó ayer fue tremendo", resaltó y declaró que podría haber sido una tragedia si las máquinas impactaban directamente sobre la pared del aula, ya que se estaban dictando clases al momento del siniestro.

Agregó, además, que los trabajos de construcción venía realizandose hace un mes atrás y que ya habían expresado su disconformidad, pues subrayó que es muy difícil para la comunidad educativa trabajar con tanto movimiento y ruidos molestos.

El predio donde se ejecuta la obra se encuentra pegado al CPEM 46. En ese lugar se construirá una cancha de césped sintético. Por motivos que todavía se desconocen, se produjo un derrumbe y las máquinas terminaron casi en la pared con sus ruedas mirando hacia arriba. Hay dos metros de altura de entre la base de la cancha nivelada y la escuela secundaria.


Comentarios


Clases suspendidas en el secundario de Neuquén sobre el que cayeron dos máquinas