Colombia se prende a la ola de protestas sociales en América Latina

Protestas protagonizadas por estudiantes y sindicatos en Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla provocaron la paralización de las actividades y violentos enfrentamientos con la policía.



Foto: Télam

Foto: Télam

Miles de colombianos se movilizaron en Bogotá y en  las principales ciudades de Colombia.  

Los manifestantes cuestionan la política socio-económica del presidente Iván Duque.  El Gobierno se esforzó por mostrarse receptivo a los pedidos, en una jornada caracterizada por el temor a un estallido en las calles, choques entre manifestantes y policías y un fuerte protagonismo de los estudiantes.

Durante el cierre de la jornada de protesta se presentó una batalla campal entre manifestantes encapuchados y policías en la Plaza Bolívar, en el casco histórico de Bogotá, donde están los edificios centrales de los tres poderes de la república. Personas  encapuchadas intentaron entrar  en el Capitolio Nacional, lo que llevó a la reacción de la policía, que reprimió con gases la lluvia de piedras y bombas Molotov.

 “Yo quiero estudiar para cambiar la sociedad”, fue uno de los cantos de cabecera de los estudiantes de las universidades más grandes del país, que se mezclaron con trabajadores para erosionar todavía más la imagen del presidente Iván Duque, en uno de sus puntos más bajos de popularidad en sus apenas 15 meses de gestión.

Bloqueos de rutas y avenidas, comercios cerrados, tránsito muy restringido y el servicio de transporte paralizado dieron las marcas del día, que tuvo marchas multitudinarias en Cali, Medellín y Barranquilla, además de Bogotá.

La medida fue formalmente convocada por las tres centrales sindicales mayores, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), y se sumaron luego unas 90 organizaciones de todos los sectores.

El presidente Duque estuvo inusualmente activo en su cuenta de Twitter. “Este es un gobierno que escucha, dialoga y respeta la protesta social en pro de la construcción de un mejor país para todos. Que hoy sea una jornada tranquila y sin violencia”, escribió temprano, con la etiqueta #ConstruirMásColombia. Y después avisó que con la Policía, las Fuerzas Militares y la cartera de Defensa “hacemos seguimiento a la jornada de marchas en el país. Trabajamos por las garantías y protección de todos los colombianos”.

"El Gobierno no invierte en la educación por temor a la emancipación" o "Más salarios, menos impuestos", rezaban algunas de las pancartas que encabezan la manifestación de una multitud de estudiantes de la Universidad Pedagógica de Colombia que partió de la zona financiera de Bogotá en dirección a la céntrica Plaza de Bolívar.

La situación en Cali se hizo más compleja, con saqueos a comercios, lo que derivó en que se decretara el toque de queda desde las 19, y dispuso que nadie esté en la calle. "No vamos a permitir que una minoría violenta doblegue nuestra ciudad. Policía, Ejército y Fuerza Aérea harán cumplir esta orden", escribió el secretario de Seguridad local, Andrés Villamizar.


Comentarios


Colombia se prende a la ola de protestas sociales en América Latina