Las causas de la furia en América Latina



Un manifestante, ayer en la capital de Colombia.

Latinoamérica ha ingresado en un proceso de intensa convulsión social y política, donde el mayor denominador común parece ser el hartazgo de importantes franjas de su población con situaciones de abuso y desigualdad económica, política, étnica o cultural.

A las críticas situaciones que se viven desde hace años en Venezuela y Nicaragua se sumaron este año inestabilidad y protestas, a menudo violentas, en Haití, Ecuador y Chile, que pasó de ser un “oasis de estabilidad” según el presidente Piñera a protagonizar uno de los procesos de cuestionamiento más radicales y profundos a su modelo económico. Perú sufrió la renuncia de un presidente por denuncias de corrupción y un duro enfrentamiento entre su sucesor y el Congreso, que mantiene bloqueado el Parlamento.

En Bolivia, un golpe de Estado se montó sobre las protestas por las irregularidades del proceso electoral que pretendía un cuarto periodo para Evo Morales en la presidencia.

Ayer se sumó Colombia a la ola de manifestaciones masivas, en otro de los países que era considerado ejemplo de estabilidad política y económica, tras el acuerdo de paz que había logrado terminar con el conflicto armado más extenso del continente.

¿Qué factores inciden en este nuevo ciclo de inestabilidad y convulsión regional? Debates consultó a la socióloga Maristella Svampa y a los politólogos Nicolás Tereschuk y Carlos Vilas sobre la naturaleza de la situación regional.


Comentarios


Las causas de la furia en América Latina