Comienza el juicio por el asesinato de las hermanas

Se hará en Zapala y en Junín de los Andes. Aboy está acusado de autor y su mujer de partícipe.



NEUQUÉN (AN)- Con más de 80 testigos citados a declarar, comienza hoy en Zapala el juicio oral por el asesinato de las hermanas Olga y Teresa Buamscha, ocurrido en Junín de los Andes el 20 de marzo de 2005. El único imputado como autor es Luis Aboy, mientras que su esposa Melisa Friz está acusada de partícipe secundaria.

La audiencia de hoy se desarrollará desde las 9 en la sede de la Cámara de Zapala, que estará integrada por jueces subrogantes: Eduardo Sagües, Miguel Manso y Hugo Sacoccia. A partir del lunes ese tribunal se instalará en el Concejo Deliberante de Junín por lo menos hasta el miércoles, o hasta agotar la lista de testigos. Por último regresará a Zapala para los alegatos, previstos para jueves o viernes.

De acuerdo con la información oficial, en la jornada de hoy se les brindará la oportunidad a Aboy (28) y a Friz (25) para que realicen su descargo.

Luego declararán cuatro peritos, entre ellos los forenses que participaron de la autopsia de las víctimas y el experto que realizó análisis de ADN en una capucha hallada cerca de la vivienda de las víctimas. Esa es una de las pruebas más fuertes en contra del imputado.

Para el lunes, en la continuidad del juicio, están citados 17 testigos; el martes 18 testigos y el miércoles 8 peritos y 32 testigos.

Debido a la importante cantidad de personas citadas a declarar, es muy probable que las audiencias se realicen en doble turno.

La fecha de los alegatos está a confirmar, dependerá del desarrollo de las audiencias previas. Lo que se indicó es que se producirán en Zapala.

La acusación está a cargo del fiscal Héctor Trova y de los querellantes Juan Prado y Oscar Pandolfi, mientras que el defensor de los imputados es Mariano Laprida.

Aboy está acusado de “homicidio en ocasión de robo, calificado por su comisión con armas, en grado de tentativa”. Se castiga con penas de 8 a 25 años de prisión.

Teresa (71) y Olga (73) fueron asesinadas en su vivienda en pleno centro de Junín. Por las huellas encontradas en el lugar, participó más de una persona.

Sin embargo el único detenido es Aboy, ex empleado de la panadería de las hermanas. Ellas lo habían despedido y acusado de robo.

A pocos metros de la vivienda los investigadores encontraron una capucha de tela polar con saliva, y el ADN determinó que pertenece a Aboy. Teresa Buamscha, que sobrevivió unos minutos, alcanzó a decir que el agresor estaba encapuchado.

Friz quedó involucrada porque es modista y en su casa encontraron tela idéntica a la de la capucha.

En la investigación hubo otros sospechosos, los hermanos González, pero luego se comprobó que habían intentado involucrarlos sin pruebas. Incluso hubo condenas contra policías acusados de cometer apremios ilegales contra ellos. El fiscal de esa causa, Jorge Criado, fue sobreseído.


Comentarios


Comienza el juicio por el asesinato de las hermanas