Cómo fue la maniobra para traer egresados a Bariloche cuando está prohibido

Desde marzo un decreto presidencial canceló los viajes estudiantiles pero el municipio denunció que una empresa ingresó un contingente.

El Gobierno nacional intimó a la empresa Soulmax a presentar pruebas para clarificar la denuncia realizada por la municipalidad de Bariloche, ante el posible ingreso de grupos de egresados de manera irregular a la ciudad.

Los viajes de egresados están prohibidos desde fines de marzo por un decreto de necesidad y urgencia firmado por el presidente Alberto Fernández, ante el avance de la pandemia del coronavirus en el país. Por eso, el jueves pasado el secretario de turismo local, Gastón Burlón, radicó una denuncia en la Policía Federal por la presencia de un contingente de egresados que se alojaban en el complejo Base 41, del cerro Catedral.

La denuncia señala a la empresa Soulmax que no tiene buenos antecedentes en el segmento estudiantil de Bariloche porque es la misma que en diciembre surgió a la luz cuando decenas de estudiantes fueron detectados con coronavirus en su estadía y se determinó que habían adulterado las declaraciones juradas y los resultados de los testeos de covid-19 realizados antes de viajar. Esta compañía trabaja con segmento de alto poder adquisitivo y se dedicaba especialmente a viajes al exterior.

Los inspectores municipales constataron el jueves que en el hotel Base 41 estaban registrados 44 jóvenes de entre 18 y 19 años, y otras 10 personas que integrarían el mismo contingente, procedentes de Mar del Plata, Ciudad Autónoma de Buenos Aires y provincia de Buenos Aires. Empresarios del sector aducen que la misma empresa tenía otra cantidad superior de chicos en otro establecimiento de la compañía. Pero la denuncia fue solo por los constatados en el registro de ingresos del hotel.

Según pudo conocer RÍO NEGRO la empresa que trajo a estos jóvenes los ingresó como grupo de turismo individual, con paquetes vendidos por “ski week universitario”, distribuidos en varios grupos de entre 7 y 8 jóvenes por cada contrato.

El acuerdo comprende el alojamiento por siete noches, servicio de media pensión y almuerzo en el cerro Catedral, cinco días de esquí y equipamiento e incluso el acceso a “dos fiestas nocturnas”.

Los primeros grupos tenían fecha de retiro el sábado y el mismo día ingresaban por el aeropuerto más jóvenes con la misma modalidad contractual.

El turismo grupal, de hasta 10 personas, fue habilitado por nación -a través de la decisión administrativa 723- a mediados de julio, pero no comprende a los viajes de egresados ni jubilados.

El secretario de Turismo, Gastón Burlón, precisó que tras radicar la denuncia tomó conocimiento que el Gobierno nacional “intimó a la empresa a que presenta pruebas para determinar cómo trajo a los jóvenes” y además se inició una causa judicial por incumplir las restricciones.

Se cree que utilizaron una maniobra para traer varios grupos de no más de 10 personas, el límite fijado para turismo grupal, pero todos se alojan en el mismo hotel, se desplazan y realizan en conjunto las actividades.

También se apunta a que la operadora de los viajes tiene nexos con empresas de servicios locales, como transportistas que, sin poner la mira en la presunta irregularidad, prestaron traslados y otros servicios a estos grupos. La operatoria generó malestar en la Asociación de Turismo Estudiantil de Bariloche que espera que se habiliten los viajes de egresados en corto plazo y advierte un posible efecto por incumplimiento de unos pocos.

En paralelo surgió la duda por otro grupo más reducido de jóvenes que fue visto en las calles céntricas con camperas de otra empresa estudiantil y con bolsas de ropa de nieve de alquiler. Fuentes oficiales indicaron que se trataba de jóvenes influencer que forman parte de una actividad promocional.


El sector de turismo estudiantil espera que Nación autorice en septiembre los viajes de egresados, prohibidos desde marzo.



Comentarios


Cómo fue la maniobra para traer egresados a Bariloche cuando está prohibido