Cómo impacta en Vaca Muerta el desplome del barril internacional

El precio de referencia del crudo para compras futuras cayó un 21% ayer a la noche. El coronavirus y los cortocircuitos entre Arabia Saudita y Rusia son los principales factores.




La producción de petróleo de Vaca Muerta tuvo un recupero gracias a la demanda de las exportaciones.

La producción de petróleo de Vaca Muerta tuvo un recupero gracias a la demanda de las exportaciones.

El precio internacional del petróleo mostró una de sus peores caras este fin de semana al perder un 21% su valor entre el viernes y el lunes a primera hora cuando reabrió el mercado. El precio del Brent pasó de 46 dólares por barril a 36 dólares en una caída abrupta. En paralelo, el West Texas Intermediante (WTI), barril que se usa como referencia para los desarrollos en Estados Unidos, cayó de 41 dólares a 32 dólares en el mismo período. 

La propagación del coronavirus y los cortocircuitos entre Arabia Saudita y Rusia, son los principales factores del desplome del barril (ver aparte). 

Los precios a la baja del crudo no son una buena noticia ni para Vaca Muerta ni para ninguno de los desarrollos de shale del mundo. Sin embargo, aún es muy rápido para hablar de un escenario caótico para los desarrollos no convencionales de Neuquén.  

El comportamiento de los precios sigue inestable. Durante las primeras horas de hoy la caída se agudizó y el Brent perdió un 13% adicional y luego lo recuperó. Lo mismo sucedió con el WTI. 

El análisis que debe hacerse es que el precio actual del Brent no significa que Vaca Muerta dejó de ser atractiva. Una de las maneras más fáciles de graficarlo es repasando los datos de los primeros dos meses del año: en enero, el precio del Brent superó la barrera de los 70 dólares por barril, en febrero bajó a 53 dólares y a fin de mes mostró un repunte y rozó los 60 dólares.  

En números

46 dólares
era el precio del Brent el viernes pasado. Los mercados abrieron el lunes con una caída del 21% en el valor.

La conclusión es que el precio del petróleo es volátil y así como ayer (por la diferencia horaria) su valor se desplomó, hace unos meses la realidad era otra. Claro que su valor funciona como termómetro en la industria, para los desarrollos no convencionales piden un piso mínimo de 50 dólares, pero, así como no se aceleraron los desarrollos con el Brent a 70, tampoco se espera que Vaca Muerta se vacíe de empresas de la noche a la mañana. 

Lo que puede resultar explosivo para la producción de shale en la Cuenca Neuquina es la conjugación del contexto internacional con el nacional que encuentra a un país al borde del default, con escasos anuncios en materia energética y un sector con precios congelados. Un escenario que no deja certezas más que la mayoría de los desarrollos de Vaca Muerta seguirán en stand by un tiempo más.  

Contexto internacional 

La propagación de coronavirus no es algo que afecte únicamente a la industria petrolera nacional. Desde finales de enero que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), liderada por Arabia Saudita, comenzó a presionar para que el grupo haga recortes adicionales en la producción de crudo en sintonía con la caída en la demanda para regular el precio de la materia prima. 

Lo cierto es que el ahora exaliado del grupo, Rusia, no quiso acompañar a la OPEP en la decisión como si lo hizo en otras oportunidades. Por esto es que Arabia Saudita se aisló y bajó el precio oficial de venta para abril de todos los grados de crudo y comenzó a ofrecer descuentos si antecedentes en Asia, Europa y Estados Unidos para intentar incrementar su market share. 

Además, Saudi Aramco, la petrolera nacional del reino, aseguró que tienen previsto elevar su producción en más de 12 millones de barriles por día para abril y de esa manera recuperar el puesto como mayor productor del mundo. Su producción estaba frenada para cumplir con los acuerdos de la OPEP. 

Un dato que hay que tener en cuenta es la mayoría de la producción de crudo de Arabia Saudita es convencional y su costo de extracción es muy bajo, por lo que su industria petrolera está preparada para operar a bajos precios sin dejar de ganar por su producción.  

Actualmente la OPEP lleva adelante un recorte de producción dividido entre todos los miembros y aliados de 1.700.000 barriles diarios. En febrero, los especialistas técnicos del grupo aconsejaron sumar unos 600.000 barriles por días más a la estrategia vigente. Un número que hoy podría no ser suficiente ante la masiva programación del virus.  

En paralelo, los productores de Rusia también anunciaron que, una vez que caduque el acuerdo actual con la OPEP, están dispuestos a incrementar la producción de crudo.  


SUSCRIBITE AL NEWSLETTER ENERGÍAON
Todos los martes a las 8 con información de la industria energética.

Comentarios


Cómo impacta en Vaca Muerta el desplome del barril internacional