Cómo preparan la vuelta a clases las primarias de Bariloche

La semana que viene comienzan las clases. No todas las escuelas pueden acomodar el escalonamiento de horarios.

La escuela 266, una de las más antiguas de Bariloche.

La escuela 266, una de las más antiguas de Bariloche.

La tarea de “armar las aulas”, calcular capacidades y definir grupos y escalonamientos son las que absorben por estos días a directivos y docentes de las escuelas primarias de Bariloche y el resto de la provincia, que volverán a recibir alumnos el próximo miércoles 3, después de casi un año de educación a distancia, forzada por el coronavirus.

Las directivas que transmitió el ministerio de Educación son generales: no más de 15 chicos por grupo, distanciamiento de un metro y medio como mínimo en las actividades pedagógicas y turnos alternados para combinar clases presenciales y virtuales.

Pero cada escuela tiene amplio criterio para definir su propia forma de trabajar dentro de esos parámetros. Y resolver las demandas y microconflictos que surgieron en la etapa organizativa se transformó en un gran rompecabezas.

La directora de la escuela 16, Silvana Garcés, dijo que ya armaron el protocolo básico y comenzaron a hacer reuniones de padres (virtuales), para afinar detalles y contestar todas las preguntas que surjan.

Refirió que en ese establecimiento ya subdividieron los grupos, con el tope de rigor (no más de 15 alumnos) y con un diagrama de rotación semanal. Aquellos no vayan a la escuela recibirán clases vía zoom.

Garcés dijo que el primer planteo que recibieron fue el de las familias que tienen varios hijos en la escuela y no podrían adaptarse al ingreso escalonado, por el cual cada grado debería entrar en un horario distinto. “No quedó otra que poner el mismo horario para todos -explicó-. Vamos a habilitar varios ingresos y cada grupo va a entrar por una puerta distinta”.

Los turnos en ese establecimiento serán entonces de tres horas, los mismos para todos. Los chicos de la mañana concurrirán de 8.15 a 11.15 y los de la tarde de 13.15 a 16.15. En los intervalos la consigna será intensificar la limpieza y adecuar los espacios para dar la mayor seguridad posible.

Las puertas múltiples son un “privilegio” que tiene el antiguo edificio de la 16, ubicado en pleno centro, pero que no se da en todos los casos.

La escuela 255, por ejemplo, va a “escalonar” los ingresos por grado y cada 10 minutos, porque tiene una sola puerta de acceso y no le queda otra. Su directora, Marisa Vivo, dijo que los padres plantearon el problema pero “no es fácil darles una solución, porque los chicos que vengan con sus hermanos y tengan otro horario de ingreso van a tener que esperar en la vereda”. Dijo comprender que es un obstáculo serio porque muchos se movilizan en colectivo, acompañados por sus padres, que no pueden viajar varias veces.

Vivo dijo que no sabe bien cómo va a funcionar la limpieza, que tiene que ser a fondo, pero los porteros no podrán trabajar con la escuela completamente vacía, como era habitual. “Siempre habrá circulación de gente debido al escalonamiento, no sé cómo vamos a hacer”, reconoció.

Otro dato que surgió en el intercambio con los padres es que algunos se niegan a mandar a sus hijos a la escuela porque “todavía tienen miedo”, según refirió Silvana Garcés. En la 16, dijo la directora, alrededor de un 10% de los chicos estarían en esa situación. Algunos padres manifestaron su reticencia porque en la casa conviven varias personas, incluidos casos de riesgo, y no quieren que los niños “lleven el virus”.

Lo mismo detectó Marisa Vivo en la 255. Dijo que allí de 270 familias ya hay 15 que no aceptan la presencialidad “y podrían ser más”. Señaló que si son los mismos chicos los que tienen enfermedades de riesgo se los exime, pero cuando es por un familiar “está previsto que llenen una declaración jurada” y continúen con clases 100% virtuales.

En esa escuela se dieron una organización distinta para la alternancia. Según explicó la directora, resolvieron que aquellos alumnos que el año pasado tuvieron problemas de conectividad y poco vínculo con la escuela irán tres días por semana (lunes, miércoles y viernes) y los que se manejaron mejor con la educación virtual concurrirán los martes y jueves.

Señaló que ese esquema se mantendrá al menos en marzo y abril y después podrían rotar “para que todos tengan las mismas posibilidades”.

Sobre el acceso a la tecnología, Vivo reconoció que es un problema permanente pero tendrá menos incidencia que el año pasado “porque al haber una presencialidad parcial los chicos podrían recibir actividades los días que van a la escuela para realizarlas en casa los días que no van”, por escrito y del modo tradicional. El seguimiento lo realizaría el docente en el siguiente encuentro, sin necesidad de contacto virtual.

En la escuela 16, refirió Garcés, los maestros trabajarán tres horas por día con sus alumnos en presencia y la hora restante la usarán para conectarse y guiar a los que ese día no estuvieron.

Sobre la situación de los docentes, también aparecieron inquietudes difíciles de abordar. Vivo dijo que “algunos tienen el problema de sus propios hijos, que a su vez tendrán cases escalonadas en la escuela a la que concurren”. Consulta mediante en el ministerio, se les explicó que “no hay cómo eximirlos” y tendrá que ser otra persona la que se ocupe de llevar o traer a los niños si el padre/docente no puede.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Cómo preparan la vuelta a clases las primarias de Bariloche