Cómo se planeó el frustrado contrabando de fósiles de Bariloche a España

El cargamento de contrabando contenía más de 4.000 piezas paleontológicas del Museo de Paleontología "Rosendo Pascual", frente al lago Gutiérrez. El destino final era Murcia, en España.

Todo comenzó en febrero del 2019 cuando el director del Museo Paleontológico “Rosendo Pascual”, Rodolfo Corsolini, cuestionó que cerraría las puertas de la institución que funcionaba desde 1995 frente al Lago Gutiérrez porque el municipio de Bariloche le exigía habilitación comercial.

Pocos días después, el paleontólogo aficionado admitió que tenía una invitación de España para realizar una muestra itinerante en Murcia y Málaga durante tres años.  

Luego de la negativa de la Secretaría de Cultura de Río Negro para sacar las piezas del país, en abril, en plena pandemia y en un fin de semana largo por Pascuas, un vecino denunció “movimientos extraños en la zona del museo en la madrugada” y “la presencia de camiones cargando más y más cajas”. 

“Estuvimos atentos vigilando la zona y a la semana siguiente de este llamado, concurrimos al lugar pero nos encontramos con muchas excusas y trabas y, no nos dejaron entrar. Era una situación sumamente sospechosa”, relató el secretario de Cultura de Río Negro, Ariel Ávalos, que aclaró: “Mensualmente estuvimos haciendo controles para ver si había novedades”. 

Advirtió que los dueños del museo nunca les permitieron hacer la certificación del inventario. “Ellos decían que tenían 5.000 piezas  pero en una primera visita, nuestros paleontólogos vieron que había más de 15.000 piezas. Sin dudas, es una diferencia enorme”.  

De inmediato, las autoridades provinciales dieron aviso a Gendarmería, a la Interpol y al Museo de La Plata “Bernardino Rivadavia” que es la autoridad de aplicación de Protección del Patrimonio de la ley nacional.  

Esa denuncia generó el alerta del Comité Nacional de Lucha contra el Tráfico Ilegal de Bienes Culturales.  

Las fuerzas de seguridad y las aduanas de Argentina y España interceptar un cargamento de contrabando que contenía más de 4.000 piezas paleontológicas en el puerto de Valencia. En el trámite de mudanza, figuraba la ciudad española de Murcia como destino. 

Saber del hallazgo fue una gran sorpresa pero estamos muy contentos”, reconoció Ávalos. 

“Ayer recordaba cómo se dio todo. Al principio, se intentó dejar mal parado al municipio y a la Dirección de Patrimonio de la provincia. Pero la intención del cierre no era la que manifestaban sino que querían sacar todo eso del país. Está prohibido. Nunca tuvieron el permiso”, señaló el funcionario provincial. 

En un primer contacto con las autoridades del Museo Bernardino Rivadavia para explicar la situación, indicaron que no otorgarían un permiso para salir del país sin el aval de la Secretaría de Cultura de la provincia.  

Hay fósiles que han salido del país para investigaciones pero viaja sólo el fósil y no la persona. Además, la documentación que nos presentó esta gente para la muestra de España era una invitación de una asociación de amigos de un museo de Murcia. En un papel fraudulento, fraguado y, parte del texto era copiado y pegado de otra fundamentación”, señaló Ávalos.  

El funcionario recordó que Río Negro cuenta con una ley de Protección del Patrimonio provincial pero además, “un hallazgo de fósiles puede ser fortuito o en campaña y esta gente asegura que armó su colección con objetos que se encontraron en campañas”.  

Para llevar a cabo una campaña de recolección de objetos vinculados al patrimonio, los equipos de investigación deben solicitar un permiso. “El último permiso que mostraron ellos era del 94 cuando no estaba el museo. Es decir que armaron una colección con un permiso parcial que les había entregado el municipio. Un permiso no habilita para siempre y tiene una vigencia de 6 meses. Luego hay que revalidar”, indicó.  

“Como todo era irregular –agregó- y al pretender avanzar, nos encontramos con trabas permanentes, hicimos la denuncia penal por tráfico ilegal, por contrabando ante la autoridad federal. Por otro lado, el hijo del dueño del museo era empleado de la Secretaría de Cultura y tiene un sumario en proceso por no colaborar en nada en esta situación”. 

Aseguró que en los próximos días, accederán al listado para saber cuáles son las piezas decomisadas y evaluarán cuál será el destino ya que “el patrimonio es provincial”.  

“Estamos muy felices. Fue el trabajo conjunto de un montón de organismos”, concluyó Ávalos. 


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora