"Con él cantamos, aprendimos y lloramos"



Domingo especial para muchos, domingo de fe y de esperanza, de amigos y de afectos, de reencuentro y también de despedida; de emociones y de abrazos. Domingo con Juan.

Pocas veces uno tiene la certeza de haber conocido a una persona increíble que lo acuña, lo sustenta y lo hace crecer. Cuando conocimos a Juan, al padre Juan, fue un redescubrir la fe, la Iglesia y nuestra comunidad; él nos enseñó como pastor, como padre y como hombre lo que representa y significa ser cristiano. Él supo cómo despertarnos de esa apatía social y cristiana, él pudo formar una comunidad de fieles comprometidos sinceramente con el prójimo. Como padre supo cobijarnos, escucharnos y también marcarnos el camino correcto. Como pastor supo conducirnos, traernos a nuestro camino y marcarnos la senda que Dios nos signó. Como hombre supo sincerar sus fragilidades y mostrarnos que es un prójimo.

Con él aprendimos a crecer en la fe, a ver a Cristo, a sentirlo y a gozarlo, a entregar a Dios la fuerza de la fe para aceptar su voluntad con humildad y misericordia para un pecador.

Con él cantamos, aprendimos y también lloramos. Con él nos confesamos, nos sinceramos y también nos reconciliamos.

Rubén Mombrú, DNI 13.821.932

Blanca Altamirano, DNI 12.766.246 Cipolletti


Comentarios


"Con él cantamos, aprendimos y lloramos"