Con los votos en la mano, Sobisch va por más

Aprovechó el triunfo de ayer para relanzar su proyecto federal.También aspira a ganar todas las ciudades de la provincia en 2003.

NEUQUEN (AN).- Pasada la medianoche, el Movimiento Popular Neuquino festejó la victoria frente a la municipalidad de esta ciudad. "Es un triunfo histórico", dijo el gobernador Jorge Sobisch parado frente a unas 400 personas que aguantaron durante más de dos horas la llegada de sus candidatos y que no ahorraron cánticos ni papeles para festejar la victoria.

La noche encontró al partido provincial con cuatro de las seis bancas que estaban en juego entre el Senado y la cámara de Diputados. Los discursos fueron breves y los oradores destacaron el hecho de que por primera vez en 40 años el MPN tendrá ganó dos bancas en la cámara de Diputados. También pusieron énfasis en la importancia que tiene la cantidad de legisladores de los partidos provinciales en la conformación del interbloque federal que promueve Jorge Sobisch.

Entusiasmados, los legisladores electos se definieron como futuros árbitros de las decisiones que se tomarán en el Congreso nacional.

El flamante concejal Federico Brollo abrió la rueda de discursos. Una y otra vez agradeció el apoyo "de la militancia, del trabajo de todos ustedes compañeros", les dijo a sus simpatizantes que gritaban "Fuerza Pollo".

A Brollo le siguió la mujer que dio una de las sorpresas de esta elección, la ex concejal de Plottier, Encarnación Lozano. "Diputada nacional ¿Qué tal?", dijo el locutor de la ceremonia al presentarla. En rigor dio la sensación de que ni ella pensaba conseguir la banca, por la manera en que llevó el discurso.

Enseguida, Luis "Chito" Jalil, exintendente de esta ciudad -que irá por segunda vez a la cámara de Diputados- le puso un poco de calor al acto al que no le faltaron las luces ni el tema musical que acompaña a la lista blanca del MPN desde 1999.

"Es un triunfo rotundo, y junto a esta mujer vamos a hacer valer los derechos de los neuquinos, para que nos escuchen allá en la Capital Federal", dijo Jalil tomando de la mano a Lozano. No perdió oportunidad para elogiar a Sobisch que "consiguió unir a un partido fragmentado", recordó en una parte de su breve discurso.

Ya ronco por el trajín, el electo senador Pedro Salvatori hizo un enorme esfuerzo para dar su mensaje. El ex gobernador de la provincia habló de interbloque de partidos provinciales que, indicó, "tendrá diez senadores unidos" para tratar y definir sobre los temas que "nos lleven desde Diputados". Salvatori se hizo un lugar para apuntar contra el partido justicialista. "Parece que hay algunos a los que se les han subido los humos, eso que salieron segundos", dijo en un mensaje dirigido a Sergio Gallia y Gabriel Romero.

"Es un triunfo espectacular", fue el remate del hombre que en diciembre dejará de la cámara de Diputados para trasladarse al Senado. El vicegobernador Jorge Sapag lo siguió frente al micrófono. Desde allí saludó a su hermana Luz, segunda senadora, la única ausente en el acto.

Cerró Sobisch. Volvió sobre su proyecto federal y anticipó que el Movimiento Popular Neuquino "recuperará todas las ciudades de la provincia". Tampoco perdió la oportunidad para hablar de "fortaleza política".

"Enhorabuena que perdimos"

NEUQUEN (AN).- "Fuimos la frustración de la gente", dijo el candidato a senador por la Alianza, Oscar Massei, al analizar los números de la elección. La nacionalización de la votación fue la causa, porque "las políticas han sido totalmente equivocadas, continuidad de un modelo neoliberal. Enhorabuena que hayamos perdido, para que el gobierno nacional cambie de rumbo".

En su reflexión, sostuvo que "creamos más pobreza, más desocupación, menor calidad en la salud, ajustamos la educación pública. Otra cosa para seguir dañando a la gente no nos quedaba".

Para Massei, el pueblo de Neuquén "se expresó claramente en las urnas. Sin buscar excusas creo que somos el resultado de la política nacional, que nos ha arrastrado a nosotros, a pesar de que hemos hecho cosas distintas en la provincia. La ciudadanía optó por otra cosa y somos respetuosos del resultado".

En referencia a que el MPN no fue tan afectado por el mandato de los votantes, sostuvo que "el MPN mantiene un voto cautivo, una gran estructura para movilizarse", e ironizó que "en una de esas si votábamos nosotros el ajuste en la provincia obteníamos un mejor resultado, pero hemos sido consecuentes, pero la gente no mide eso en la provincia, mide lo nacional y esta es la realidad".

Los sufragios en blanco y anulados crecieron mucho en esta ocasión, para Massei "es una expresión de protesta que tiene hoy la gente contra estas políticas".

Apenas electo, Gallia anunció su candidatura a gobernador

NEUQUEN (AN).- "Hoy comienzo a trabajar para ser el gobernador en el 2.003". Sin saber la proyección definitiva, el intendente de Plottier, Sergio Gallia, anunciaba su gran objetivo en lo que fue la noche más peronista del Justicialismo neuquino. En el chalet de Santa Fe 522, donde funciona el Frente Nuevo Neuquén (Frenune), Gallia, ya con el traje de senador electo, dijo que la Alianza fue la gran perdedora de esta elección y anticipó que llegará a la gobernación.

A su lado, su "compañero de ruta" -tal fue la definición que usó-, Gabriel "Tom" Romero, habló de la maquinaria que el Movimiento Popular Neuquino y la Alianza desplegaron en esta capital pero, filoso, identificó como "derrotado" al gobernador Jorge Sobisch.

Gallia no quiso referirse en particular al mandatario neuquino y líder del MPN pero consideró que llegará "con un gran desgaste" a la elección de 2003.

"Me gustaría enfrentar a Sobisch, pero supongo que si busca su proyección nacional tendrá que dejar a otro en su lugar", fue la reflexión de Gallia con la cara llena de risa.

Poco después de las diez y media de noche, Gallia y Romero salieron al balcón del chalet donde al son de música pachanguera, los flamantes legisladores nacionales electos recibieron el calor de los festejos.

Los simpatizantes corearon a Gallia y a Romero. Para seguir con la onda directamente lo aclamaron como gobernador.A pocos metros, dentro de unos de los dormitorios del chalet, Norma Miralles no tenía elementos para justificar un festejo propio dada la peleadísima disputa por las bancas del Concejo Deliberante.


Comentarios


Con los votos en la mano, Sobisch va por más