Conflicto en Mascardi: “La idea es evitar el camino de la fuerza y no tensar más la cuerda”

Además, la comunidad Wiritray emitió un duro pronunciamiento en el que cuestionó a la comunidad Lafken Winkul Mapu. Aseguraron que no tienen antecedentes de presencia en el lugar y aun así reclaman tierras que sus ancestros (de los Wiritray) usaban como veranada.





Foto: archivo

Foto: archivo

El ministro de Gobierno de Río Negro, Rodrigo Buteler, dijo que la disposición demostrada por el gobierno nacional para buscar una solución al conflicto de la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu en Villa Mascardi le generó “mucha expectativa”, porque apunta a “encauzar el diálogo y evitar que se tense más la cuerda”.

Dijo que la expectativa se funda en el compromiso de generar el mes próximo una mesa de diálogo con todas las partes, incluida la comunidad en conflicto y en los 30 días que se fijaron para un primer encuentro, que a su juicio “es un plazo breve, para una situación que lleva años sin resolverse”.

Señaló que la voluntad de escuchar a la agrupación mapuche en una reunión cara a cara y escuchar sus razones, “que hasta ahora no se conocen”, de ningún modo implica la posibilidad de retirar demandas o desactivar investigaciones judiciales. Buteler recordó que existen 108 causas iniciadas por incendios, ataques a piedrazos y otras agresiones atribuidas a los jóvenes mapuches, “que no están identificados en ningún caso porque actúan encapuchados”.

A su vez, la comunidad Lafken Winkul Mapu enfrenta una denuncia por usurpación presentada por Parques Nacionales, desde que se instaló en un predio de 6 hectáreas sobre la ruta 40, en septiembre de 2017. Ese expediente tramita en la justicia Federal, lo mismo que otro, hasta ahora con escasos avances, que debería esclarecer el asesinato de Rafael Nahuel, uno de los miembros del grupo mapuche, que fue baleado por una patrulla de la Prefectura durante un intento de desalojo.

Buteler estuvo el miércoles en Buenos Aires para evaluar la situación de Mascardi en una reunión convocada por el gobierno nacional. Concurrió acompañado por el ministro de Seguridad Gastón Pérez Estevan. Por el gobierno central participaron la ministra de Seguridad Sabina Frederic, la ministra de Justicia y Derechos Humahos Marcela Losardo, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Juan Cabandié, la titular del INAI Magdalena Odarda, el presidente de Parques Nacionales Daniel Somma y la presidente del Consejo de Desarrollo de Comunidades Indígenas Valentina Curufil.

Buteler dijo que coincidieron “en muchos aspectos” y valoró que hayan sido escuchados con su propuesta de “correr el foco del conflicto desde el actual enfoque de seguridad a uno más integral, con participación de los órganos políticos que tienen que ver con la cuestión indígena”.

Destacó que el de Mascardi es “un tema muy grave, que tiene en vilo a toda la sociedad”. Buteler subrayó como “un dato no menor que la Nación haya enviado a tres ministros, luego de que el presidente Alberto Fernández mantuviera un diálogo directo para abordar el tema Mascardi con la gobernadora Arabela Carreras”.

Afirmó que “ellos (por Nación) ya tienen algún contacto informal” con referentes de la comunidad Lafken Winkul y lo emplearían para convocarlos a la mesa de diálogo. Señaló que “el lunes se van a reunir (los funcionarios de Nación) para definir quiénes van a estar en la primera reunión”. Aseguró que la sede será Bariloche.

Según el ministro rionegrino, los vecinos de Mascardi, la comisión de fomento y también la comunidad mapuche Wiritray -asentada en la cabecera norte del Mascardi- “son partes involucradas”. Y si bien no confirmó que estén citadas a la primera reunión de la mesa, “en algún momento van a tener que estar”.

Críticas expresas

La comunidad Wiritray emitió ayer un duro pronunciamiento en el que cuestionó a la comunidad Lafken Winkul Mapu, aseguraron que no tienen antecedentes de presencia en el lugar y aun así reclaman tierras que sus ancestros (de los Wiritray) usaban como veranada.

También dijo que los nuevos ocupantes en Mascardi son parte en realidad de una comunidad mapuche urbana del barrio Virgen Misionera, de Bariloche, y muchas de sus prácticas no tienen nada que ver con las tradiciones de ese pueblo. “Jamás el mapuche anduvo cobardemente escondiendo el rostro tras una capucha”, aseguraron desde la lof Wiritray.

También dijeron que ellos tienen antecedentes jurídicos e históricos para reclamar la posesión del lugar y que evitaron confrontar, a pesar de que recibieron amenazas de muerte por parte del nuevo grupo, al que calificaron de “usurpador”.

La violación del derecho territorial de una comunidad mapuche a manos de otra constituye un nefasto precedente jurídico”, aseguraron.

Señalaron que “usar la etnia como excusa para escudarse y robar, amenazar, cuatrerear y mentir es una bajeza”. Pidieron justicia por el homicidio de Rafael Nahuel pero cuestionaron “el hecho de utilizar políticamente una muerte trágica para legitimar un reclamo territorial”.

Buteler destacó que la lof Lafken Winkul no tiene pedido de relevamiento territorial ni trámite para acceder la personería como comunidad, de modo que su situación es díficil de encuadrar. Dijo que conformar la mesa de resolución “no quiere decir que se le vayan a conceder todos los temas”, sino apenas “ver qué reclaman y si es abordable en un espacio de diálogo”.

Subrayó que lo acordado es “un paso adelante” porque permite elaborar estrategias nuevas, ya que “nadie quiere ir por el camino de la fuerza”.


Comentarios


Conflicto en Mascardi: “La idea es evitar el camino de la fuerza y no tensar más la cuerda”